Enviar

Liberados un poco del temor de la crisis económica los ticos recobran la confianza en la recuperación y se atreven a gastar más en entretenimiento

Vuelve la confianza

Según razonan algunos empresarios del mundo del entretenimiento, los costarricenses se han despojado, al menos en alguna medida, del temor causado por la crisis económica vivida en el mundo. Se atreven ya a gastar más en asistir a cines, actividades deportivas u otras, que les ayudan a distraerse de las obligaciones cotidianas y mejoran su estado de ánimo.
Así se explica en un artículo de este medio hoy, donde se citan análisis hechos por el Indice de Confianza del Consumidor, que atribuiría el hecho a ciertos mensajes como el discurso de reactivación, el cambio de gobierno y una expectativa de crecimiento económico que inyectarían un sentimiento de prosperidad en un sector de la población con capacidad de consumo.
Los empresarios del entretenimiento sienten que su éxito se expande a otros sectores que se relacionan física y socialmente, como es el hecho de que la gente no solo vaya al cine sino que combine esto con comer en un restaurante e incluso realizar algunas compras al estar todo en un mismo espacio en los amplios y cómodos centros comerciales.
El fenómeno, positivo, es digno de tomarse en cuenta y vale la ocasión para recordar también otros aspectos íntimamente relacionados.
Aun sin tener a mano en este momento datos que puedan citarse, es posible pensar que el éxito de los centros comerciales, entretenimiento unido, se debe en Costa Rica hoy por hoy, entre otras cosas a dos factores: uno tradicional y otro de reciente incursión en la vida y la cultura nacional.
Nos referimos a que en un país donde la mayor parte del año llueve, es bastante lógico que las personas prefieran realizar sus actividades, de todo tipo, en sitios bajo techo.
El otro factor, de enorme peso, es el de la inseguridad reinante en las calles, de lo cual se salvan en gran medida en el interior de los centros comerciales, donde los ciudadanos pagan (incluido en los precios de lo que consumen) una seguridad privada que les garantiza una tranquilidad que no logran tener afuera. La gente quiere entretenerse y relajarse pero esto solo puede lograrse cuando se siente en paz y la paz en las calles se ha perdido.
Un punto esencial para la vida nacional en general, que la nueva administración ha prometido encarar con la decisión y recursos necesarios.
Ver comentarios