Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



NACIONALES


"Voy a seguir sacando mi tarea"

Redacción La República [email protected] | Jueves 12 mayo, 2011



El directorio legislativo de oposición no desvela a la presidenta Laura Chinchilla; a su juicio el Congreso no lo es todo en el país
“Voy a seguir sacando mi tarea”
Mandataria reconoce que cambios en su gabinete se debieron a que algunos de sus ministros no dieron la talla

Con el informe de labores de su primer año de gestión y un panfleto de su plan de campaña en mano, como quien quiere reafirmar sus promesas y resaltar sus logros, la presidenta Laura Chinchilla enfatizó que no descansará hasta sacar su tarea, pese a las piedras que ha de sortear.
En esta, la segunda entrega de la entrevista, Chinchilla confesó no temer a que el directorio legislativo esté en manos de la oposición y que el cambio de piezas de su gabinete fue, en parte, porque algunos de sus ministros no dieron la talla.

Todo el sistema del Estado parece estar diseñado para que el país no avance. ¿Cómo hacerlo avanzar?

Gobernar es como aplicar presión todas las horas del día a una manada de mamuts; aunque uno sienta que no avanza la cosa (entonces se vuelve frustrante porque qué fuerza estoy haciendo y qué poco avanzo), tarde o temprano se da un movimiento hacia delante y eso es importante. Pero Dios libre uno quite la presión, porque las cosas se pueden venir para atrás.

¿Cuál error se cometió en la conformación del gabinete, que ha tenido tantos cambios?

Solo ha habido cuatro cambios, no hay que tenerle miedo al cambio; en otros países cambian la mitad del gabinete al finalizar el primer año. Me parece que simplemente estamos viendo un estilo de gobierno, que no tiene ningún temor a revisarse a sí mismo; lo que pasa es que en el pasado hubo presidentes que dejaron ministros a pesar de que no daban la talla. Quienes se han retirado trataron de hacer lo mejor posible, yo sigo agradecida con ellos, fueron personas que trataron de hacerlo con dedicación e integridad, pero se les agotaron sus posibilidades en el marco de las circunstancias.

Usted habla de ciclos de un ministro, ¿cuáles son esos indicios que dice que se acabaron?

No son los mismos, dependiendo de la cartera o de situaciones personales a veces. Ha habido separaciones en el pasado muy traumáticas, donde los ministros denuncian al Presidente, aquí no ha pasado eso.

¿Cómo califica a sus ministros?

Si lo vemos por el informe de rendición de cuentas, me siento satisfecha; aunque soy consciente de que hay rezagos en algunas áreas.

Pero, ¿viéndolo desde la perspectiva de los cambios?

Solo son cuatro de casi 20 ministros, los relevos que se han hecho me complacen mucho.

¿Todavía faltan cambios?

No, a menos que se interponga una circunstancia personal. Ya concluimos el periodo de análisis.

¿Siente que ha llenado las expectativas este primer año?

Esa respuesta les corresponde a los costarricenses, pero sí puedo decir que nunca he restado el mínimo esfuerzo a las tareas que debo realizar.

Analistas coinciden en que el segundo año de gobierno es el más importante y que si no se logra dejar obra durante esos 12 meses, después es muy complicado, por el inicio de los fuegos electorales. ¿Concuerda con esa apreciación?

No, creo que todos los años son importantes. Es muy simplista esta apreciación. En el primero, uno asienta los cimientos, el presidente que no aprovecha ese año definiendo su ruta con claridad, difícilmente logra hacer algo. El segundo año es más de concreciones, la obra se vuelve tangible, mientras que el tercero y cuarto son para recoger cosecha.

En materia legislativa, ¿cómo vislumbra este segundo año con el directorio de oposición?

Yo voy a seguir sacando adelante mi tarea, recordemos que Costa Rica es más que la Asamblea Legislativa. Ahora, no puedo desconocer un componente muy importante de nuestra agenda que apuesta a reformas legales, el tema energético, vivienda para clase media, tratados comerciales, financiamiento a la seguridad y el plan fiscal. Pero no crean que será el Gobierno el que dé razones para que no podamos negociar, si hay una circunstancia en la que un bloque opositor cuenta con las condiciones para tener una interlocución con el Gobierno, es este Gobierno. Eso sí, vamos a pedir que se establezca el sentido de urgencia y responsabilidad, porque gran parte de esa tarea recae sobre el bloque opositor. Esperamos que ellos nos presenten sus propuestas, faciliten la interlocución, podamos negociar y ojalá concretar cosas, es bueno que Costa Rica le pierda miedo a lo que pasó el 1° de mayo.

La alianza es de una oposición disímil ideológicamente, ¿será difícil impulsar los proyectos fundamentales de su administración?

Es la pregunta que yo me hago. Esperamos la respuesta de parte de ellos. Es la pregunta que se hace Costa Rica. Eso dependerá de dos cuestiones, sí efectivamente ellos han logrado proponer mecanismos de interlocución más ágiles y, segundo, si han logrado avanzar en ir más allá que la suma de proyectos y que puedan tener una síntesis de cómo abordar algunos de los problemas complicados.
Una vez que ellos nos pongan eso sobre la mesa, nosotros podremos decir si la distancia que nos separa es poca o mucha. Pero espero que sea una sola línea y no tenga que tirar a cuantas líneas hay en relación al número de fracciones, por que si no, no habría avance.

La oposición presentó una serie de proyectos que impulsaría, ¿qué opinión le merece?

No ha cambiado nada; seamos francos, cada año que se instala el directorio, cada fracción pone sus proyectos para que con 38 votos se acomode la agenda del Plenario, pero es lo que ha pasado en los últimos 30 años. Hasta ahora no ha pasado nada, esperamos que lo nuevo ocurra a partir de ahora, con las posiciones más claras del bloque opositor.

El Gobierno cometió errores políticos en el primer año, como el fallido aumento salarial de los diputados, la permanencia de Viviana Martín como jefa de fracción, pesea a la oposición de algunos compañeros y la pérdida del directorio. ¿Midió el impacto de esas decisiones?
Lo del aumento fue un tema que apoyaron casi todas las fracciones, de manera que no creo que tenga que ver con lo que sucede hoy, a menos que algunos diputados me hayan cobrado el haber vetado ese proyecto.
En relación con doña Viviana, tuvo más que ver con nuestra bancada y no con el resto de fracciones, es un tema que había sido ya tratado. Ella entiende que ha cambiado el escenario en las últimas horas y que en función de ello, existe la necesidad de tener un jefe con un perfil diferente.

Luis Alberto Muñoz
Natasha Cambronero
[email protected]
[email protected]