Volver a nacer
Andrés Pozuelo, propietario de Alimentos Jack's y de la obra "Gato Felix", junto a su creadora, la artista Monserrat Mesalles. Esteban Monge/La República
Enviar

Volver a nacer

Del desecho a la escultura


Todo empezó cuando tenía 25 años de edad. Ella, Monserrat Mesalles, había guardado muchos de sus juguetes. Le gustaba conservarlos y poco a poco le encontró también el gusto a buscar otras antigüedades.
¿Qué sucedía? Veía cosas raras que la fascinaban y le sugerían otras que la inspiraban, aunque para la gente esos eran desechos sin valor.


Fue almacenando piezas hasta que sintió la necesidad de transformarlas, dándoles un uso diferente.
Paralelamente, Monserrat se graduó en Bellas Artes en la UCR y también recibió cursos que le enseñaron técnicas para trabajar con diversos materiales.
Ese fue el camino que la llevó a convertirse en una artista cuyo trabajo se inscribe dentro de la tendencia mundial del arte funcional.
“El objeto estético con una función cotidiana es arte funcional. Una tendencia que surgió en los años 90 y que tiene como finalidad dotar de utilidad a los objetos artísticos. Nació de la necesidad de relacionar directamente a cada pieza con su proceso de creación, totalmente artesano, y con su creador, a través de un objeto totalmente personalizado”, dice la artista y curadora independiente Marcela Valdeavellano, quién  nos presentó a Monserrat Mesalles. 
En el caso de esta, hay una preferencia por utilizar desechos industriales así como otros materiales como por ejemplo remanentes de cristal de Swarovski, una marca de productos de lujo fabricados con cristal tallado cuyo propietario es Swarovski AG, con sede en Wattens, Austria.
Así, en 2013 Monserrat expone algunas obras en una galería en San José y posteriormente participa con seis creaciones en una muestra de arte funcional en Chicago. Ahí gusta su trabajo y se adquieren cuatro de las piezas expuestas.
Los avances de nuestra civilización no solo han significado una incontenible producción de objetos que luego se convierten en desechos en todo el Planeta, sino que hasta generamos basura espacial, por lo que han debido crearse tratados internacionales siderales y códigos de buena conducta espacial.
Monserrat nos enfatiza su pasión por convertir desechos industriales en obras que además de su valor estético puedan volver a ser de utilidad.
Un ejemplo de esto fue lo ocurrido con motivo de una muestra de sus obras en el país, en Valuarte, (2014), en donde su “Gato Félix”, el famoso personaje animado de la era del cine mudo, creado a partir de desecho industrial, es adquirido luego por la empresa Alimentos Jack´s.
La imagen de Félix es disfrutada hoy por niños que visitan la fábrica para ver sus procesos de producción y tienen un grato encuentro con la mítica figura.
Muchos creadores de arte funcional, se apasionan por incorporar diversos materiales y técnicas artesanales para dar vida a sus obras.
Algunos incluso elaboran tejidos u otros elementos que deben hacerse en forma manual y, como en el caso de Monserrat Mesalles, disfrutan que el público pueda acercarse a sus obras, tocarlas, sentirlas muy próximas y relacionadas con su vida cotidiana.
Esto hace al arte funcional algo que puede ser disfrutado por mayor cantidad de público y también con más posibilidades de venta. Algo que invita, así mismo, a adoptar la cultura de la reutilización, tomando material de desecho, para darle  nueva vida.
Una cultura que comienza a consolidarse en las sociedades deseosas de encontrar la sostenibilidad  de un estilo de vida cada vez más fascinante al impulso de las innovaciones de la ciencia y la tecnología.

Carmen Juncos y Ricardo Sossa
Editores Jefes

[email protected]


Ver comentarios