Enviar
Viernes 2 Mayo, 2014

Pero al igual que un médico, el economista no puede recetar de manera general el medicamento. Hay que revisar cada caso con suma atención


Volatilidad en el mercado cambiario

Ser economista en estos días es sentirse como un médico atendiendo una epidemia. Ello debido a las variaciones importantes que se han visto en el tipo de cambio.
Los pacientes llaman para contarle sobre sus dolencias y pedirle la dosis adecuada del medicamento efectivo que actúe con la celeridad del caso.
Pero al igual que un médico, el economista no puede recetar de manera general el medicamento. Hay que revisar cada caso con suma atención. Incluso, el paciente puede tener dolencias cuyo origen es diverso por lo que la receta probablemente también lo será.
Revisar el origen del fenómeno ayudará a tener un diagnóstico adecuado y a partir de ahí buscar las recomendaciones del caso.
La ausencia de dólares en el mercado se explica por diversas circunstancias. Una de ellas es la reducción de inyección de liquidez en los EE.UU. por parte de la Reserva Federal.
Además, el Ministerio de Hacienda aclaró a finales del año pasado que el actual gobierno no traería más dólares por medio de una nueva colocación de eurobonos en los mercados internacionales, pues eso les corresponderá a las nuevas autoridades.
Los elementos previos provocan que quienes tienen dólares los guarden para venderlos a mayores precios y quienes necesitan dólares los compren para evitar pagar más en los días por venir. Además, la decisión del país de ir a segunda ronda en las elecciones presidenciales agregó otro elemento de incertidumbre.
Adicionalmente, el BCCR ha mostrado un mayor dinamismo en el proceso de compra de divisas para las entidades públicas no financieras.
Con ello “todos los planetas se han alineado” para que el rumbo del tipo de cambio sea el de los días que nos ha tocado vivir.
Por si fuera poco, la mesa queda servida para los especuladores potenciada por la falta de eficacia de las coberturas cambiarias. Es importante señalar que las cifras que publica el BCCR, en cuanto al volumen de las reservas monetarias, dan cuenta de que no hay una salida masiva de estas.
Por los datos que se obtienen de los mercados de corto plazo se colige que los recursos se encuentran “parqueados” allí esperando a que “se aclaren los nublados del día”.
De llegar a disminuir la presencia en el mercado cambiario de los elementos listados, incluyendo una posible llegada de recursos a través de la colocación de bonos en el exterior, esto potenciaría que la actual tendencia cambie de dirección.
Por ello, no se automedique.
Ante este panorama, recuerde que todo medicamento tiene efectos secundarios, mejor acuda a un profesional para que le asesore convenientemente.

Vidal Villalobos

Portfolio Advisory Group Scotiabank
vidal.villalobos@scotiabank.com