Viviendas de lujo impulsan expansión de Singapur
El crecimiento económico y la vertiginosa inmigración sobre exigieron los recursos de Singapur, haciendo que se convirtiera en uno de los lugares más caros del mundo para vivir. BLOOMBERG/LA REPUBLICA
Enviar

Viviendas de lujo impulsan expansión de Singapur

Darren Chin cambió un viaje en tren de quince minutos a su oficina de Singapur por uno de dos horas con una parada en un puesto de control de pasaportes. La razón: al viajar desde Malasia puede permitirse tener una casa de dos plantas y auto.
“Vale la pena. Ahorro en el alquiler y estoy pagando una casa propia”, afirmó el asesor financiero malasio, que sale de su casa antes de las 6:45 para llegar a su trabajo en Oversea-Chinese Banking Corp. a tiempo.


Chin es parte de la expansión de la ciudad más rica del sudeste asiático más allá de sus fronteras en tanto sus habitantes y compañías buscan propiedades, trabajo y comodidades a menudo a mitad de precio o menos. El resultado es un complejo urbano que abarca tres países y tiene una población más numerosa que la de Londres y una economía que figuraría entre las de más rápido crecimiento de la región.
“Sin la perspectiva regional, sería mucho más difícil o incluso imposible que Singapur mantuviera el papel de ciudad mundial que tiene. Muchas de las cuestiones urgentes que hoy enfrenta Singapur -en materia de tierras, población activa, envejecimiento- pueden solucionarse fácilmente con una perspectiva regional”, declaró Milica Topalovic, profesora asociada del Laboratorio de Ciudades del Futuro de Singapur.
Si se combinan las fuerzas predominantes de la economía del siglo XXI -globalización y urbanización-, el resultado es una metrópoli que atraviesa las fronteras, las culturas y las monedas. El principal ejemplo en el sudeste asiático es Sijori, sigla derivada de Singapur, el vecino estado malasio de Johor y las islas Riau de Indonesia.
Para un estado insular que está al límite, el acceso a la tierra y la mano de obra de vecinos que en otro tiempo eran archirrivales es crucial. El crecimiento económico y la vertiginosa inmigración sobre exigieron los recursos de Singapur, haciendo que se convirtiera en uno de los lugares más caros del mundo para vivir.
La densidad de la población de Singapur llegó a 7.540 por kilómetro cuadrado en 2013, acercándose a los 10.425 de Nueva York. El centro comercial Ion del barrio de Orchard Road tiene cuatro pisos bajo el nivel de la calle y el gobierno está evaluando la construcción de centros subterráneos de almacenamiento, transporte y compras.
La isla, cuya economía de $290 mil millones es más grande que la de Nigeria, las Filipinas o Grecia, vio crecer su población casi un tercio en la última década, a 5,4 millones. Si se suman Johor y las islas Raiu, la cifra llega a unos 10,1 millones, según los cálculos de Aris Ananta, investigador sénior del Instituto de Estudios del Sudeste Asiático de Singapur. Ese número podría llegar a 18 millones en 2030, señaló.
La economía del triángulo de Sijori crecerá 6% anual en 2013-2020, frente a un promedio de 4% para Singapur.

Bloomberg


Ver comentarios