Visitas con buen negocio
Enviar
Visitas con buen negocio
Bayern ganó en Italia y Manchester empató en Francia

Un gol de Mario Gómez, en el minuto 90, permitió al Bayern de Múnich imponerse 0-1 al Inter de Milán y dejar a los alemanes en bandeja la clasificación para los cuartos de final de la Liga de Campeones si consiguen hacer valer en casa este resultado dentro de tres semanas.
El Manchester United se salvó con un empate sin goles en su arriesgada visita al Olympique de Marsella, un duelo que afrontó con numerosas bajas.

Así las cosas, en el cierre de los juegos de ida del torneo europeo, la ventaja la sacaron los equipos que iniciaron jugando en calidad de visitante, ya que solo el Arsenal ganó en casa, justamente al rival más peligroso, que era Barcelona por 2-1.
En el Giuseppe Meazza de Milán, el Inter y el Bayern, reeditaron la última final de Liga de Campeones, en la que los italianos se impusieron 0-2 con dos tantos de Diego Milito.
Sin embargo, esta vez no estaban ni el argentino, lesionado, ni el claro dominio con el que el Inter ganó la pasada temporada, dirigido por José Mourinho, los títulos de Liga, Liga de Campeones y Copa Italia, aunque los italianos supieron contener el potencial ofensivo del Bayern durante casi todo el encuentro y llegaron a disponer de varias ocasiones para ponerse por delante.
Ambos equipos gozaron de numerosas oportunidades en un partido que estuvo muy equilibrado, pero el control del balón en mayor parte fue para el cuadro alemán y el juego ofensivo cimentado en el trabajo de Robben y Ribery terminaron por darle la victoria.
Después de un segunda parte en la que el Bayern controló el juego, Mario Gómez consiguió en el último minuto el gol de la victoria, en el minuto 90, aprovechando un rechace del portero brasileño Julio César tras un disparo de Robben desde fuera del área.
Solo reaccionaron los “nerazzurri” en los últimos minutos del partido, con varias jugadas a balón parado en las que pudo haber llegado el gol, pero al final el 1-0 no varió.
Mientras, en el otro juego de la jornada, que se disputaba en Marsella, entre el equipo local y el Manchester United, en la primera parte las opciones de gol fueron escasas para ambos equipos, que no ofrecieron buen fútbol. El portugués Nani protagonizó los mejores intentos individuales de alcanzar la red durante los primeros 45 minutos, mientras que el rendimiento de Wayne Rooney fue decayendo conforme avanzó el partido.
Tras el buen arranque visitante, el partido se equilibró y el Manchester pareció decidido a esperar a que el equipo francés tomara la iniciativa para golpear a la contra.
El Olympique se hizo dueño del partido en la segunda mitad y llegó a acorralar al Manchester, pero sin fabricar jugadas de peligro ante la portería de Van der Sar.
El equipo de Alex Ferguson jugó como si tuviera en mente que un empate no era mal resultado en el Velódromo de Marsella, teniendo en cuenta que llegó a Francia con las ausencias por lesión de Rio Ferdinand, Ryan Giggs, Michael Owen, Johny Evans y Anderson.

Cristian Williams y EFE
[email protected]

Ver comentarios