Visita de Trump a México fue contraproducente para Peña Nieto
Ambos mandatarios no ocultaron sus diferencias en el encuentro sostenido en Ciudad de México. Bloomberg/La República
Enviar

Aunque el presidente Enrique Peña Nieto pudo haber tratado de ayudar a los mexicanos que viven en Estados Unidos al recibir al candidato presidencial republicano Donald Trump en su residencia el miércoles, la reacción tras la reunión parece indicar que no se fijó demasiado en el efecto que tendría a nivel local.

Los comentaristas, políticos y ciudadanos tomaron la televisión y las redes sociales para criticar a Peña Nieto, y algunos legisladores sostuvieron pancartas contra Trump en el Senado. La reacción empeoró a lo largo del día cuando Peña Nieto dio un mensaje a los medios de comunicación a lado de Trump en el que el candidato se mantuvo firme en su propuesta de construir un muro en la frontera y desempeñó el papel de hombre de Estado con declaraciones como que "los mexicanos son increíbles".

Y frente a la intriga central entre los dos: la propuesta de Trump de construir un muro en la frontera y exigir que México lo pague, Peña Nieto tuvo que disentir de su nuevo aliado para decirle a México, vía Twitter, que el tema salió a colación.

“Al inicio de la conversación con Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro”, escribió Peña en Twitter.

 


La reunión fue un intercambio incómodo entre el hombre que calificó a algunos inmigrantes mexicanos de "violadores" y el presidente de México que le permitió visitarlo prácticamente sin previo aviso antes de que el candidato se dirigiera a los votantes estadounidenses acerca de su propia política migratoria.

Esto no será un buen augurio para el índice de aprobación de Peña Nieto, dijo Alejandro Hope, consultor político y de seguridad en la Ciudad de México, porque parece haber dado a Trump una oportunidad para atraer a los hispanos en Estados Unidos, sin exigir nada a cambio. La popularidad de Peña Nieto ya se encuentra en el nivel más bajo de cualquier presidente de México en dos décadas.

“Servir de tapete a Donald Trump no es la mejor estrategia para su aprobación", dijo Hope, que anteriormente trabajó en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional de México, el Cisen.

De pie junto a Peña Nieto, Trump dijo que acabar con la inmigración ilegal, no sólo de México a Estados Unidos sino también de América Central a México, aumentaría la prosperidad de ambos países si trabajaban juntos. Peña Nieto dijo que estaba abierto a modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con Estados Unidos y Canadá. Dada la declarada insatisfacción de Trump con el TLCAN, no se sabe a qué se refiere el presidente mexicano con "modernización".

Si la visita sirve para moderar la retórica de Trump, entonces eso podría explicar la decisión de Peña Nieto de reunirse con él en primer lugar, dijo Seele.

"Llámame escéptico sobre si se va a cambiar mucho", dijo Seele. "Sabremos más en los próximos días."


Ver comentarios