Enviar

Comerciantes exigen Circunvalación Norte

Viene plusvalía en la Uruca

Calle principal ya es el “Distrito Automotor”

Urge la construcción del tramo norte de la carretera de Circunvalación, con la cual subiría el valor de las propiedades en la Uruca, y al mismo tiempo habrá un impacto positivo en el comercio al eliminar gran parte del tránsito pesado por ese sector.
En este momento pasan miles de tráileres cada día por la calle principal de la zona causando múltiples problemas de tráfico y contaminación. Esta situación cambiaría drásticamente con la operación del nuevo tramo.
Bajo el esquema inicialmente planteado, la nueva carretera conectaría de forma eficiente la ruta 32 con la General Cañas antes de finales de 2016.
Se trataría de iniciar la construcción en febrero del año entrante, tal como se ha planteado desde el pasado mes de junio.
A pesar de esto, varios comerciantes han mostrado preocupación de que se atrase este importante proyecto, tras un supuesto interés de parte del Gobierno de ampliar la calle a seis carriles.
“Se está valorando”, dijo el viceministro de Transportes, Mauricio González.
De hecho, el Gobierno ya solicitó una valoración al Laboratorio Nacional de Materiales de la Universidad de Costa Rica.
Sin embargo, hacer nuevos diseños y elaborar y aprobar otro presupuesto podría tomar años, esto sin considerar la necesidad de hacer otras expropiaciones.
“Este proyecto urge para aliviar el atascamiento de vehículos que vivimos”, dijo Mario Lachner, director ejecutivo de Grupo Q, concesionaria de varias marcas de vehículos y que tiene su sede principal en la Uruca.
Actualmente, el proyecto trata de una vía de cuatro carriles, que serían más que suficientes para satisfacer las necesidades de los próximos años.
La calle se ha convertido desde hace algún tiempo en el principal “Distrito Automotor” del país, con la presencia de unas 15 agencias de vehículos. Para estas empresas, contar con una calle principal sin tránsito pesado, ayudaría a los consumidores a aprovechar sus instalaciones de forma cómoda.
Habría además una plusvalía para las propiedades ubicadas en la Uruca y las áreas aledañas. Esta es una zona de gran interés para los desarrolladores, tanto de proyectos comerciales como de torres de condominios, dada su ubicación céntrica y su cercanía a centros urbanos y comerciales.
“Habrá plusvalía, en especial en aquellos terrenos que hace algún tiempo no tenían mucho sentido, pero que ahora tendrán acceso a la nueva vía”, dijo Randall Fernández, gerente general de Colliers International, consultora en bienes raíces.
Uno de los principales obstáculos al desarrollo del tramo ya se está eliminando, con el desalojo en el precario Triángulo de la Solidaridad, que empezará el próximo 1° de diciembre. Se trata de unas 200 familias que ocupan la franja por donde pasará la carretera en el segmento entre Calle Blancos y Tibás que serán reubicadas.
“Se irán pasando unas 20 familias por cada día hábil, y eso se ha organizado casa por casa para cada uno de los casos”, indicó Marian Pérez, directora de Vivienda.
El compromiso es que toda la zona de la construcción esté despejada para el 15 de diciembre.
El tramo norte de la carretera de Circunvalación, iniciada hace tres décadas, consiste en un trayecto de 3,8 kilómetros entre la Uruca y la ruta 32. El proyecto, que será construido por el consorcio Hernán Solís-La Estrella, tiene un costo de $147 millones.

201411122338230.n11.jpg

Redacción
[email protected]
@La_Republica

 

Ver comentarios