Enviar
Victoria de Obama con reforma sanitaria

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, logró ayer el aval del Tribunal Supremo a su reforma sanitaria, la principal iniciativa de su mandato, en lo que constituye según todos los analistas una victoria clave a falta de cinco meses para las elecciones en las que buscará la reelección.
En medio de una expectación que no se producía desde que en el año 2000 el Supremo tuvo que dirimir la presidencia entre George W. Bush y Al Gore, los jueces del alto tribunal sentenciaron ayer que la ley es constitucional en sus elementos esenciales.
Por 5 votos a 4 y con el inesperado apoyo del presidente de tribunal, John Roberts, normalmente alineado con los miembros conservadores, los jueces supremos aprobaron la disposición más polémica, la que introduce la obligación para todo estadounidense de contratar un seguro médico privado, so pena de multa.
Al comenzar la lectura de la sentencia, Roberts indujo a error a muchos medios al calificar de inconstitucional esta disposición, conocida como "mandato individual", sobre la base de la ley de Comercio como había defendido el Gobierno.
Pero, a continuación, explicó que el Tribunal podía aceptar el mandato individual si las sanciones que contempla se consideran un impuesto y no una multa, algo sobre lo que Congreso puede legislar.
En una declaración a la Nación desde la Casa Blanca, el presidente Barack Obama, visiblemente aliviado, consideró "una victoria de todos" la decisión de los jueces.
Al ratificar su constitucionalidad, lo que ha hecho el Tribunal, dijo Obama, es "reafirmar un principio fundamental: que aquí en América, la nación más rica del planeta, ninguna enfermedad ni accidente debería llevar a ninguna familia a la ruina financiera".
"La gente que tiene la capacidad de permitirse un seguro debe y tiene la responsabilidad de adquirirlo", añadió el presidente en su declaración, en la que pidió a sus rivales políticos que dejen de lado sus rencillas para avanzar en aspectos como el empleo.
"No hice ésto pensando que era bueno políticamente; lo hice pensando que era bueno para el conjunto de la nación", subrayó el presidente.
La reforma sanitaria de Obama es la mayor desde la creación de los programas federales Medicare, para la tercera edad y jóvenes minusválidos, y Medicaid, para personas sin recursos, hace casi medio siglo y una solución para un sistema que estaba fragmentado.

Washington/ EFE
Ver comentarios