Viaje de prueba definiría futuro de intersectoriales
Enviar

Reactivación de rutas fue presionada por hundimiento y colapso vial

Viaje de prueba definiría futuro de intersectoriales

Servicios cada media hora y recorridos por rutas periféricas pretenden desahogar el tránsito capitalino

El “sí acepto” de los transportistas a las rutas intersectoriales no es definitivo, un viaje de prueba en un bus definirá el futuro del proyecto.
Alejar algunos buses y a cientos de personas del corazón de San José por medio de estos viajes periféricos es el objetivo final de este proyecto que podría iniciar la primera semana de octubre.

201309192250190.n1.jpg
Arte David Barboza/La República
El relanzamiento de esta propuesta fue casi presionado por el caos vial capitalino y por el hundimiento en Circunvalación que colapsó las rutas alternas.
Habilitar viajes cada media hora que interconecten distintas ciudades ayudará a disminuir el alto flujo de vehículos en la principales calles del centro.
Aunque todavía no es una solución segura. Se deben realizar pruebas en buses que hagan el recorrido de cada ruta para ver el estado de la carretera, la duración de cada viaje, los radios de giro y sobre todo las presas, si todo está bien se podrán implementar sin objeciones de los transportistas.
Unir diez cantones y distritos importantes en la capital por medio de tres servicios continuos de autobuses que permitan evitar el obligatorio trasbordo en pleno San José es la nueva alternativa para reducir la cantidad de carros en las carreteras.
De esta forma quienes viajan de Escazú podrán llegar —en un solo viaje— hasta la Uruca pasando por Pavas y solo tendrán que pagar ¢350.
201309192250190.n11.jpg
Por otra parte, la segunda ruta unirá el sector de la Uruca con Goicoechea y beneficiará a los vecinos de Tibás, Calle Blancos y Moravia en el trayecto.
La tercer intersectorial comunicará Moravia con Desamparados, a lo largo del viaje se harán paradas en Goicoechea, Curridabat y San Francisco de Dos Ríos.
Sin embargo, varios problemas detuvieron el primer intento en 2008 por habilitar estas rutas.
Se trata de una medida casi urgente por el hundimiento entre Pavas y Hatillo 8
Las rutas por las que transitarán estos autobuses son calles de alto tránsito y que colapsan durante horas pico lo que podría generar retrasos importantes en los tiempos de cada viaje.
Además, no existen carriles exclusivos para transporte público que agilicen el servicio, a esto se une la falta de islas para evitar presas cuando los buses hacen paradas, lo que genera tránsito lento.
Si bien se trata de buscar e implementar medidas para reducir el impacto en las calles, colocar más buses podría atrasar los desplazamientos de quienes viajan en vehículos particulares.
Otro problema que supone sacar gente del centro de San José es la afectación directa a los comercios, si las personas dejan de entrar durante las mañanas y tardes para hacer el trasbordo de un bus a otro, las ventas de los comercios josefinos se verán afectadas.
Operar estas rutas con buses de la reserva técnica de las empresas transportistas podría generar un impacto negativo en algunos servicios que ya existen debido a que estas unidades se usan para reforzar los viajes en horas pico.

Manuel Avendaño
[email protected]

Ver comentarios