Enviar
Claudio Monge, diputado del PAC, ve “ridículo” el código de ética de su agrupación
“Vendiendo gallos de papa, nunca llegará a tomar el poder”

Cambios se proponen en Congreso Ideológico del partido este mes

En momentos en que el Partido Acción Ciudadana (PAC) realiza un congreso nacional para revisar sus postulados, Claudio Monge, diputado y precandidato de la divisa rojiamarilla, alza la voz.
No solo es el momento adecuado para revisar las líneas ideológicas del partido, sino también para revisar su código de ética, el cual considera “ridículo y tonto”, ya que por ser fiel a él, hay exdiputados del PAC que en el pasado han dejado la curul enfermos.
No le importa enfrentarse a Ottón Solís, líder y fundador del partido que ha guiado al PAC por un derrotero inflexible en cuanto al tema de la ética, a través de un código de conducta desde su fundación hace diez años.
Sin embargo, Monge es del criterio de que “no se puede trabajar en condiciones aguantafileñas”, y que las normas de honradez y buenos principios se aprenden desde pequeño.
Pero eso no es todo, Monge también lanza sus dardos sobre el uso de la contribución estatal y no entiende cómo dirigentes del PAC, entre ellos Solís, desean limitar el acceso a la deuda política, ya que “vendiendo gallos de arracache y de papa”, el PAC nunca llegará a tomar el poder.

¿Considera usted necesario cambiar el código de ética?

El código de ética del PAC es un manualito de conducta que fue concebido bajo una lógica malévola, en la cual, todos son corruptos. Entiendo que cuando Ottón fundó el PAC, él venía de un partido perverso, pero no todos los seres humanos somos iguales.

Entonces, ¿sí hay que cambiarlo?

El código de valores por el que yo me comporto lo adquirí en mi casa, en mi escuela, con mi familia y no con ese manualito de conducta. No lo necesito, yo sé qué es correcto y qué no.

¿Cuáles son los aspectos que deben modificarse desde su punto de vista?

Considero que se debe aumentar el número de asesores, así como permitir que los diputados del PAC puedan usar los carros de la Asamblea, no me parece que haya abuso por montarse en un vehículo.

Esta es la tercera fracción del PAC en el parlamento, y es hasta ahora que uno escucha un reclamo en ese sentido, ¿cuál es su opinión?

Todos los diputados del PAC cuando terminamos nuestro periodo nos vamos realmente enfermos, porque no dormimos, porque no descansamos, porque estamos sobreexplotados, porque violentamos, gracias al código de ética, las leyes laborales que defendemos para los demás, como son el derecho al descanso y a las buenas condiciones laborales. En síntesis, tenemos que mordernos la lengua. El PAC no debería ser un monasterio de cartujos, acá se viene a trabajar y para hacerlo, necesitamos más asesores, de eso depende una buena gestión.

En su caso personal, ¿cuántos ocupa?

En el Congreso uno tiene derecho a por lo menos seis asesores, pero creo que si un diputado del PAC trabaja bien y hace control político, al menos necesita cuatro y no dos como ahora. No se puede trabajar en condiciones aguantafileñas, a pesar de que ya estamos acostumbrados a atravesar el desierto sin agua.

La primera fracción del PAC se dividió por el uso de los vehículos en el Congreso, ¿debe mantenerse la prohibición de su uso entre los legisladores del PAC?

Eso es una tontería que debe acabar. En la administración anterior, un periódico publicó una foto del diputado Alberto Salom subiéndose a escondidas en un carro de la Asamblea Legislativa, imagínese cuánto daño se le pudo haber hecho a uno de los mejores diputados que ha tenido el PAC en su historia por una tontería como esa.

Pero, ¿se pueden dar abusos?

Puede que sí, pero los que son honrados no lo harán. Por ejemplo, yo asumí el cantón de Sarapiquí entre los lugares que debo visitar y cuando llego a lugares tan alejados como Jerusalén, La Aldea y La Gata, me pregunto cómo hago. En ocasiones, he tenido que parquear el carro a la orilla del camino y dormir un rato de lo cansado que estoy, pues como no puedo tener chofer, ni carro del Congreso, debo asumir las giras yo solo, y por si fuera poco, hasta tengo que pagar los viáticos de los asesores cuando van conmigo. Eso es excesivo y ridículo.

Ottón Solís quisiera que no se utilizara toda la deuda política. ¿Cuál es su opinión al respecto?

Si la ley establece que tenemos derecho a cierta cantidad de dinero, debemos cobrarlo todo. Un partido nace para tomar el poder, ya que vendiendo gallos de arracache y de papa, además de pedacitos de chorizo, nunca vamos a tomar el poder. Esa forma de recaudar fondos es linda por su mística inherente, pero ya no estamos jugando en tercera división.

¿Tratará de cambiar todo esto durante el congreso ideológico?

No le quepa duda.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios