Enviar
Vale apuesta todas sus fichas a China

Río de Janeiro
Xinhua

La minera brasileña Vale do Río Doce, mayor exportador de mineral de hierro del mundo, mantiene intacta su confianza en su principal cliente: China, cuyo crecimiento económico tiende a mantenerse sólido pese a las turbulencias internacionales.
Entre 2000 y 2007 China fue la principal responsable por el fuerte aumento global de la demanda de mineral de hierro y metales básicos como níquel, aluminio y cobre, y sigue en este papel estelar, señaló Fabio Barbosa, director financiero de Vale,.
“China es mucho menos vulnerable a los ciclos de la economía estadounidense que las pequeñas economías asiáticas volcadas a la exportación”, explicó.
“El crecimiento de su economía ha sido determinado por la demanda doméstica y está bien posicionada para crecer inclusive frente a la desaceleración global”, agregó.
En su presentación durante un seminario sobre “Escenarios Económicos” de Brasil y el mundo, organizado por la Fundación Getulio Vargas en Río de Janeiro, Barbosa destacó que los precios de los metales continúan firmes, pese a las preocupantes señales de desaceleración de la economía de Estados Unidos.
En medio de la crisis financiera internacional que —según coincidieron en el seminario varios economistas— se ha convertido en un problema de solvencia, la gran preocupación es si una recesión en Estados Unidos y Europa arrastrará al resto del mundo y eventualmente a China, que junto a otros emergentes es el nuevo motor de la economía global.
Para muchos especialistas la clave para vislumbrar ese escenario es analizar la naturaleza del crecimiento chino.
El PIB del gigante asiático en 2007 —estimado por Vale— se expandió un 11,4%, por encima del promedio de un 9,6% entre 2000 y 2006. Del resultado de 2007, el 9,7% del PIB estuvo vinculado a la demanda doméstica y apenas el 1,7% correspondió a exportaciones netas.
Entre 1989 y 1998 la economía mundial creció a una tasa promedio del 2,4% anual y de ese total China respondió por un 17%, mientras Estados Unidos por 24%.
Pero ya entre 2005 y 2007, ese crecimiento promedio global fue del 4,7% y China respondió por un 25%, contra un 13% de Estados Unidos, según datos del FMI.
Esas son algunas de las mudanzas estructurales significativas por las que ha atravesado la economía mundial en los últimos cinco años, con un crecimiento impulsado por los emergentes, que hoy responden por el 43% del PIB mundial y un 84% de la población.
En el mercado de minerales y metales, estas economías respondieron por el 90% del incremento de la producción mundial de acero, que llegó a 1.340 millones de toneladas en 2007, contra 786 millones de toneladas en 1989.China ha liderado la demanda global de mineral de hierro y hoy responde por el 95% del acero “transoceánico” —con materia prima importada- producido en el mundo.
Entre 2000 y 2007 China respondió por el 74% del aumento del consumo global de aluminio; el 106% de la de cobre y 106% de la de níquel.
“China continúa en un proceso de desarrollo económico de largo plazo y está bien posicionada para crecer inclusive ante una desaceleración global”, señaló Barbosa.
Para 2008 Vale pronostica que el país crecerá un 10,4%, en 9,5% en 2009 y 8,8% en 2010, y continuará siendo también “el principal motor de la demanda mundial de metales”.
Según datos de la Agencia Mundial de Estadísticas sobre Metales (WBMS), su participación en el consumo mundial de mineral de hierro llegará a 54% en el 2011, contra el 49% en 2007 y el 15,4% en 2000.
En níquel, llegará al 31% al 2011, contra un 24,6% en 2007 y apenas el 4,9% en 2000. En aluminio esas cifras son del 41%, 33% y 14%, respectivamente y en cobre del 30%, 27% y 12,7%, en el mismo orden decreciente.
Por su parte los precios del carbón metalúrgico —del que China es un gran consumidor— también están en disparada debido a la fuerte demanda y a restricciones de oferta. Han llegado a $350 por tonelada en Australia, muy por encima de los $150 de setiembre pasado.
La empresa ratificó su plan de inversiones por $59 mil millones hasta el 2012, para entre otros aspectos elevar su producción de mineral de hierro en un 50% hasta 422 millones de toneladas.
“A pesar de la desaceleración en el corto plazo en occidente, proyectamos un crecimiento de la economía global del 4,0% anual en los próximos cinco años”, señaló Barbosa.

Ver comentarios