Uruguay liquidó al Monstruo
David Ramírez estuvo bien vigilado por Allan Cruz y compañía. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Uruguay liquidó al Monstruo

Morados pierden invicto al fracasar en su visita a Coronado

201508302305320.38.png
Uruguay volvió a darle a Saprissa de su receta y le venció 2-0 en el Estadio Labrador.
No dan una los morados cuando visitan Coronado, esta vez opacados por su escasa creatividad en el medio del campo pagando la ausencia de David Guzmán, cumpliendo sanción, y Marvin Angulo, por lesión.
En ese oscuro panorama con dos jugadores que saben cortar, como Néstor Monge y Sergio Córdoba, pero una vez con el balón en los pies no saben qué hacer con la pelota se hundió la zona creativa tibaseña.
Todo lo contrario sucedía con Uruguay, que en Rafael Rodríguez siempre tenía una idea de juego clara, y era tocar en busca de dos experimentados como Ismael Gómez y Alejandro Alpízar.
El primer tiempo se fue entre la lluvia de faltas, especialmente de los morados y solo dos opciones claras.
Una para los coronadeños, tras un fallo de penal de Alpízar, quien quiso asegurar mucho su tiro y lo envió al poste. El otro del cuadro saprissista, cuando David Ramírez sacó un largo disparo que se fue por muy poco.
No mucho cambió para el segundo tiempo, Saprissa enredado en su juego y Uruguay bien parado atrás, buscando el error.
Los coronadeños tuvieron su premio en una desconcentración defensiva de los morados. Alpízar se buscó un espacio para sacar un remate, que Carvajal apenas pudo desviar, fue a dar al poste y en el contrarremate lo tomó Ismael Gómez, quien salió en fuera de juego aunque el línea no lo vio, y puso el 1-0.
El partido se abrió un poco y diez minutos después Alpízar tomó su venganza, marcando el 2-0. El experimentado delantero se aprovechó de la mala vigilancia de Andrés Imperiale, quien hasta le dio chance de girar en el área.
El 2-0 fue sentencia, ante lo poco que mostraba Saprissa, ya que nunca aparecieron Colindres, Ariel, Vega y Ramírez, y que se recargó totalmente a Dylan Flores, a quien la tarea le quedó grande.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

 

Ver comentarios