Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



NACIONALES


Universidades públicas defienden tiempo de estudios

Maria Siu [email protected] | Miércoles 22 julio, 2015



Ocho años es un valor extremo, dice UCR

Universidades públicas defienden tiempo de estudios

Se pueden hacer carreras de calidad menos extensas, aseguran U privadas



Luego de que trascendiera que la tercera parte de los estudiantes de la UCR termina el bachillerato de la carrera en ocho años, cuando deberían en muchos casos hacerse en cinco, las universidades públicas se defienden.
Por un lado, el uso de material audiovisual e incluso tutorías virtuales, son proyectos que trabajan las públicas para atenuar los problemas del tiempo de graduación.
De igual modo, implementar las pruebas previas de vocación hacia ciertas carreras asociadas a la ciencia y la matemática podrían hacer la diferencia.
Tampoco es la regla de que las carreras duran ocho años, sino una excepción, ya que el tiempo promedio para alcanzar el bachillerato es de 4,9 años, dijo Henning Jensen, rector de la Universidad de Costa Rica.
Por su parte, en el Instituto Tecnológico, el 50% de los estudiantes trabaja antes de graduarse, lo que influye en que se alargue el plazo de graduación.
Parte de los factores que influyen para que una carrera en una U pública dure más que en una privada, es que la modalidad es por semestre, no por cuatrimestre, así como asuntos de índole personal o laboral.
Se estima que en la U privada una persona se gradúa con licenciatura en un máximo de cuatro años, si se llevaran los bloques completos.
Entretanto, de cada 100 estudiantes que entran a la UCR, solo un tercio termina en ocho años o menos el bachillerato, diseñado para realizarse en cinco años, según un análisis publicado el 15 de julio en LA REPÚBLICA, de Carlos Denton, presidente de CID Gallup Latinoamérica.
Si la UCR redujera ese lapso en solo un año, podría aceptar más de los 30 mil postulantes que hoy no son admitidos por falta de cupo.
“Esto no afectaría el presupuesto de la universidad, tampoco tiene que ver con una actitud antiacadémica, mientras representaría un mejor servicio a los educandos y al pueblo que después de todo paga por este proceso educativo”, dijo Denton.

María Siu Lanzas
[email protected]