Unión aduanera es un buen negocio que Costa Rica desaprovecha
“Se trata de 5 millones de consumidores versus más de 40 millones de personas en total en la región. Es un buen negocio”, dijo Fiorella Bulgarelli, asesora en Comercio Exterior y Asuntos Regulatorios de la Cámara de Industrias. Gerson Vargas/La República
Enviar

Agilizar el intercambio de mercancías con los países de Centroamérica y otras medidas de facilitación de comercio, es un negocio que se le escapa a Costa Rica, aseguran líderes empresariales nacionales.

Esos serían parte de los beneficios de incorporar al país plenamente a una unión aduanera, como la que tienen Guatemala y Honduras, y a la que recientemente se sumó El Salvador.

Una política de este tipo también sería una buena arma para combatir el contrabando: Costa Rica es el quinto país de Latinoamérica con más comercio ilícito, de acuerdo con un estudio de la Unidad de Inteligencia del medio especializado The Economist.

El país también desaprovecha un mercado de más de 40 millones de personas, yendo incluso en contra de las tendencias globales de comerciar en bloque, como la Unión Europea, la Alianza del Pacífico o el Área de Libre Comercio de Asia del Sur, por mencionar algunos ejemplos.

Centroamérica además es el primer mercado natural para el más del 65% de pymes, de acuerdo con Fiorella Bulgarelli, asesora en Comercio Exterior y Asuntos Regulatorios de la Cámara de Industrias.

A los países vecinos Costa Rica exportó $1,4 mil millones en el primer trimestre de 2018, un 21% del total de las ventas al exterior, según cifras de la Promotora de Comercio Exterior.

Esta región es la segunda en importancia para los exportadores costarricenses, junto a la Unión Europea.

Aunque el país participa en el proceso de unión aduanera regional desde los años 60, aún falta aplicar medidas que faciliten el comercio, reduzcan los costos y agilicen los trámites.

La inversión en los puestos fronterizos terrestres se ha limitado al mantenimiento básico de sus instalaciones en los últimos 30 años, admitió Duayner Salas, viceministro de Comercio Exterior.

Mejoras en infraestructura, tecnología y recurso humano capacitado, son necesarios para avanzar con la unión aduanera, coincidieron los empresarios.

También achacan falta de apoyo gubernamental para progresar con un tema en el que el país era líder regional.

“Desafortunadamente el país ha perdido ese liderazgo. Hay capacidad técnica para el trabajo a realizar e iniciativas empresariales para avanzar, pero falta voluntad política”, espetó Bulgarelli.

El pasado 20 de agosto, en el marco de la firma del protocolo de integración de El Salvador, el Presidente de este país, así como los mandatarios de Honduras y Guatemala, exhortaron a Costa Rica, Panamá y Nicaragua a tomar el mismo camino.

Nuestro país representa el 23,5% del mercado regional, por lo que su integración sería valiosa para las demás naciones.

A Honduras y Guatemala parece haberles funcionado. El sistema de Factura y Declaración Única Centroamericana (Fyduca), instaurado como parte del protocolo, redujo de diez horas a 15 minutos el tiempo para que los comerciantes crucen la frontera.

Asimismo, el valor de las Fyduca ascendió a $160 millones desde la firma del protocolo, de los cuales $137 millones representan transferencias reportadas en Guatemala. Honduras por su parte reportó 4.902 documentos, por un valor de $22,8 millones.

Buen trato

Incorporarse a la unión aduanera centroamericana es, desde todo punto de vista, un buen trato para Costa Rica.


Fiorella Bulgarelli

Asesora en Comercio Exterior y Asuntos Regulatorios

Cámara de Industrias

Es buen negocio, ganamos todos. Las tendencias globales en alianzas en comercio son cada vez más de índole regional, Costa Rica no puede aislarse, más bien debe aliarse y producir y comercializar en bloque.


Gonzalo Delgado

Presidente

Unión Costarricense de Cámaras

Costa Rica depende del comercio internacional y debemos avanzar, por lo que es necesario terminar los proyectos de modernización de los puestos fronterizos, mismos que tienen los recursos provenientes del BID.


Ver comentarios