Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Una de cada ocho personas sufre hambruna

Sharon Cascante [email protected] | Jueves 03 octubre, 2013 12:00 am



Una de cada ocho personas sufre hambruna

Alrededor de 842 millones de personas, cerca de uno de cada ocho habitantes del mundo, sufrieron hambre crónica entre 2011 y 2013, al carecer de alimentos suficientes para llevar una vida activa y saludable, según un informe publicado ayer por la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Aún así, la cifra de hambrientos se ha reducido respecto a los 868 millones del período 2010 a 2012, se indica en el documento “El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo (SOFI)”, elaborado anualmente por la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

La gran mayoría de personas que pasan hambre viven en países en desarrollo, pero unos 15,7 millones lo hacen en los desarrollados.

“El constante crecimiento económico en los países en desarrollo ha mejorado los ingresos y el acceso a los alimentos”, se indica.

La mejora en la disponibilidad de la comida se debe a un repunte reciente en el crecimiento de la productividad agrícola, apoyado por el aumento de la inversión pública y el renovado interés de los inversores privados en la agricultura.

Además, en algunos países las remesas de los inmigrantes juegan un papel destacado en la reducción de la pobreza y contribuyen a impulsar las inversiones productivas de los pequeños agricultores.

A pesar de los progresos realizados en todo el mundo, persisten diferencias en la reducción del hambre.

El África subsahariana ha obtenido sólo progresos modestos en los últimos años y sigue siendo “la región con la prevalencia más alta de subalimentación” y se calcula que uno de cada cuatro africanos (el 24,8%) sufre hambre, se señala.

Tampoco se observaron avances recientes en Asia occidental, mientras que el sur de Asia y el norte de África conocieron un lento progreso, se advierte.

En la mayoría de los países de Asia Oriental, Sudeste asiático y América Latina se produjeron reducciones más importantes en el número de hambrientos y la prevalencia de la subalimentación.

Desde 1990 a 1992, el número total de personas subalimentadas en los países en desarrollo se ha reducido en un 17%, de 995,5 a 826,6 millones, según el informe.

Aunque en forma desigual, en el documento se destaca que las regiones en desarrollo en su conjunto han hecho progresos significativos para alcanzar el objetivo de reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre para 2015.

Esta meta se acordó a nivel internacional dentro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

Un objetivo más ambicioso establecido en la Cumbre Mundial sobre la Alimentación (CMA) de 1996, el de reducir a la mitad el número de personas que padecen hambre para el año 2015, no podrá cumplirse a nivel global, a pesar de que 22 países lo lograron ya a finales de 2012, de acuerdo con las expectativas trazadas.