Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 10 Agosto, 2011


Pizarrón
Una contratación que debe investigarse

Una contratación es el acto por el cual se pacta, se conviene, se hace un contrato o contrata, que es el documento que asegura dicho acto para ejecutar una obra material o realizar un servicio.
Las contrataciones son públicas cuando las hace una institución que tiene ese carácter. Participan en estas los proveedores inscritos en ellas y los que la institución inscriba y reconozca como tales en el proceso de la contratación igualando oferentes de servicios.
Al publicar y dar a conocer una contratación se pide que participen interesados en esta, que existen realmente, como proveedores ciertos de los servicios que se desean, que son reconocidos y que tienen, a disposición de la institución que los convoca, veracidad de existencia, posibilidades, condiciones materiales, científicas y técnicas para brindar el servicio.
En la Contratación Exceptuada, del INS, No. 2011PP-E11100-UCE (INS Salud-036), para realizar Estudios de Anatomía Patológica, recientemente participaron cuatro oferentes de servicios. Tres de ellos laboratorios reconocidos en este campo, y una persona que se presentó como profesional en el campo de la contratación.
Adjudicaron esta contratación al profesional que participó solo, enfrentado a tres laboratorios, valorado en el puntaje sobre los tres laboratorios que tienen más de un profesional en el campo, y los técnicos respectivos que trabajan para estos laboratorios.
La adjudicación curiosamente se dio a un patólogo que no tiene laboratorio propio, reconocido públicamente, que no aparece en la Caja Costarricense de Seguro Social como patrono ni como trabajador independiente, ni paga en esta condición cargas por no existir como tal, que no tiene personal a su servicio, o que teniéndolo no lo declara ni le paga cargas sociales.
Al contrario, él declara trabajar a tiempo completo para el Hospital Max Peralta, como jefe de Clínica del Servicio de Patología de ese Hospital, desde hace varios años. Y, declaró y condicionó su oferta a que si se le diera la contratación activaría su condición de asegurado como trabajador independiente, lo cual no puede hacer antes porque labora con la CCSS, la UCR, la Universidad Santa Paula y la UIA.
Lo que presenta este patólogo como laboratorio es un consultorio de 10 metros cuadrados, arrendado desde marzo, a 75 metros del Hospital donde es jefe, que no es un laboratorio de patología montado y en operación reconocida.
En la contratación, el puntaje de experiencia de patólogo da 5 puntos por año a partir del año de incorporación como especialista en el Colegio de Médicos, hasta un máximo de cuatro años. El ganador de esta contratación se incorporó en 2003, mientras dos laboratorios presentaron patólogos incorporados en 1958, 1964 y 1984 y otro laboratorio en 2004, con lo que este rubro del cartel pareció hecho a la medida.
Si así como se adjudicó esta contratación en el INS, por parte del Departamento de Servicios de Operación con el visto bueno de la Subdirección del INS Salud, se otorgan las contrataciones debe ponerse atención por parte de la junta directiva y la presidencia ejecutiva del INS, a esta y otras adjudicaciones que podrían tener iguales o parecidas situaciones, y la prensa y la opinión pública, estudiar situaciones que como estas pueden lindar con corrupción administrativa, con biombos hospitalarios y otras prácticas indeseadas que solo producen daño a la buena imagen de instituciones públicas como INS, CCSS, o el mismo gobierno, cuya imagen se afecta con estas situaciones.

Vladimir de la Cruz