Logo La República

Viernes, 6 de diciembre de 2019



ÚLTIMA HORA


UNA detecta más de 20 plaguicidas en dos años en laguna limonense

Jeffry Garza [email protected] | Miércoles 20 noviembre, 2019 09:18 am

Una laguna rodeada de pasto verde semiflotante
Imagen con fines ilustrativos. Shutterstock/La República


Una investigación del Instituto Regional de Estudios en Sustancias Tóxicas de la Universidad Nacional (Iret-UNA) descubrió la presencia de más de 20 plaguicidas en la Laguna Madre de Dios, en Bataán de Limón.

Este agente tóxico ha provocado modificaciones importantes en la fauna y flora de dicho ecosistema, de acuerdo con el grupo investigador, que realizó el muestreo entre los años 2016 y 2018.

“En algunos casos, ante la concentraciones bajas de herbicidas, el crecimiento de algunas especies de algas verdes puede verse estimulado, pero la persistencia de estas sustancias y mezclas de estas con otros plaguicidas pueden tener un impacto negativo en especies muy sensibles si se mantienen expuestos durante períodos de tiempo considerables o si las concentraciones del tóxico son elevadas”, dijo Rocío Ugalde, investigadora del Iret-UNA.

Lea más: Ambientalistas y vecinos de San Carlos exigen sanciones contra empresa piñera

Los agentes tóxicos también han provocado la migración de especies invasivas como el pez diablo, que no es autóctono de la laguna y genera desbalances ecosistémicos.

En tanto, 36 especies que habitan la laguna están expuestas a cambios fisiológicos y a nivel del sistema nervioso debido a la exposición prolongada a venenos no letales.

Asimismo, la vegetación acuática cambió, pues se evidenció un nuevo tipo de pasto semiflotante en la laguna.

Lea más: Canal francés expone problemática de plaguicidas en Costa Rica

Esta laguna recibe, entre otras, aguas de los ríos Madre de Dios, Pacuare y del canal de Bataán, cuyas cuencas atraviesan cultivos de banano, piña y arroz.

Estudios realizados desde el 2009 evidencian la presencia constante de plaguicidas en las aguas de la laguna procedentes de estos cultivos, lo que desencadena efectos negativos en el ecosistema, donde se incluyen eventos de mortalidad masiva de peces.

Algunas de las concentraciones detectadas como ametrina, diuron y etoprofos superan los niveles que representan un alto riesgo para la biodiversidad de los ecosistemas acuáticos de la laguna, por lo que urge intervenir para protegerla, según los expertos.


NOTAS RELACIONADAS







© 2019 Republica Media Group todos los derechos reservados.