“Un tren menos ambicioso es más realizable”
“Nuestro objetivo es que las obras inicien antes de dos años”, dijo Christian Vargas, presidente del Incofer. Gerson Vargas/La República
Enviar

En vez de un tren eléctrico interurbano con túneles y pasos a desnivel, Christian Vargas, nuevo presidente ejecutivo del Incofer, prefiere un sistema de transporte público a ras del piso, sin ampliar el derecho de vía y con unidades más económicas.

Su objetivo es recortar un plan que dejó su antecesor por $1.500 millones a unos $500 millones como máximo.

¿De qué forma financiará el proyecto de tren eléctrico interurbano valorado en $1.200 millones que dejó su antecesor?
Los números no alcanzan para llevar a cabo una obra de infraestructura de ese tipo, por lo que tendremos que hacer varios ajustes.
Hemos estado investigando más, para ver de qué manera esos montos no se tornen tan altos, haciendo algunos cambios en la infraestructura; por ejemplo, mantener el corredor vial necesariamente en una doble vía y no cambiar el ancho de vía, ya que al ampliarlo, puede ser que conlleve algún derecho de vía y esas cosas nos impedirían avanzar.
Por otra parte, buscaremos trenes más económicos, no planeamos hacer pasos elevados, ni viaductos o túneles que nos llevan a incrementar los costos.

¿Habrá un nuevo diseño entonces?
Lo más probable es que haya un nuevo diseño. Hay muchos estudios de este tren rápido de pasajeros, de los cuales, hay que unirlos a todos y de ahí sacar lo mejor que tengan y que sean viables para implementarlos.

¿Se limitará el diseño del nuevo tren eléctrico interurbano a los recursos que se generen a través de la ley de fortalecimiento del Incofer?
Con esa ley, el Incofer podrá endeudarse hasta por unos $400 millones o $500 millones y mediante un fideicomiso, impulsar el proyecto.
Nuestro objetivo es brindar un buen servicio pronto y para ello, debemos restringir el plan anterior.
El proyecto del tren eléctrico interurbano se va a limitar a los recursos que se puedan generar a través de esta ley.

Este sería el tercer plan para un tren eléctrico interurbano en los últimos años, ¿se generará algún atraso por cambiar de diseño?
No, más bien creo que el proyecto se va a agilizar.
El querer hacer obras muy grandes conlleva atrasos; nada más imagine lo que significaría un viaducto con estaciones aéreas, andenes de 400 metros, escaleras eléctricas, ascensores y otras obras importantes para cumplir con todos los requerimientos de la ley. Un tren menos ambicioso es más realizable.

¿En qué etapa se encuentra el tren?
Hay interés de varios bancos por financiar la obra, sin embargo, será el Gobierno quien decida qué hará.
La primera etapa será comprar unas cuantas unidades, estudiar mejor la demanda y a partir de ahí tomar decisiones.

¿Para cuándo entonces pretende que opere este proyecto?
Eso nos va a llevar más tiempo, entre unos cinco y siete años para instalar toda la nueva infraestructura.
Nuestro objetivo es que las obras inicien antes de dos años, es decir, antes de que llegue un nuevo gobierno.

¿Le preocupa que la nueva administración en 2018, deseche este plan y venga con otra propuesta, mientras los usuarios sufren las consecuencias?
Atrasar el proyecto sería un error. La ciudadanía lo tiene presente y desea que se dé un mejor servicio, así que el plan que se tenga debe seguir en 2018.

 


TRAYECTORIA


En unos dos años se comenzarían las obras de construcción para el nuevo tren eléctrico interurbano que planea Christian Vargas, quien fue nombrado en el cargo, a inicios de agosto.

Nombre

Christian Vargas

Nacimiento

1956

Cargo

Presidente Incofer

Profesión

Ingeniero civil

Experiencia

Gerente de Conservación de Vías y Puentes, Conavi (2014-2016)
Director ejecutivo, Conavi (2013-2014)
Ingeniero supervisor organismo de Inspección, Cacisa (2010-2012)
Gerente de País en El Salvador, Constructora Santa Fe (2009-2010)

Fuente Incofer

 


Ver comentarios