Natalia Díaz

Natalia Díaz

Enviar
Jueves 5 Julio, 2018

Un sesgo ideológico afecta la salud

Preocupante realidad estamos enfrentando en nuestro país con el tema de las listas de espera en pacientes con cáncer, quienes requieren tratamiento con “acelerador lineal” en las instalaciones hospitalarias de la CCSS.

Según informes recientes, son 800 personas las que deben esperar hasta tres meses o más para iniciar su ciclo de tratamiento.

La seguridad social, con su modelo de atención, donde solo en los hospitales de la Caja se debe dar este tipo de prestación, ha consolidado un paradigma obsoleto que deteriora la salud de la ciudadanía.

La alta gerencia de la institución, no ha comprendido que, para el éxito y la mejoría de los servicios, debe introducir la presencia de otros actores que sí están en capacidad de otorgar una atención inmediata en estos casos.

Los enfermos con cáncer pueden ser atendidos en otros centros de salud, no institucionales, donde la Caja pague por los servicios brindados en otros hospitales o empresas que sí tienen la posibilidad de dar un servicio inmediato.

Las presiones sindicales internas, que siempre han adversado la compra de servicios en la CCSS, han infundado temores en el nivel superior, lo cual ha impedido que se rompa el paradigma tradicional de que solo la institución, y nadie más, es la que debe prestar la atención en salud.

No es posible que, por mantener un principio ideológico centralista, se deje en estado de indefensión a cientos de pacientes que requieren con urgencia una terapia anticancerosa como lo es el acelerador lineal, el cual destruye selectivamente las células alteradas.

La compra de servicios, cuando hay inopia de especialistas en un área específica, o cuando los procedimientos de diagnóstico o terapéuticos son insuficientes o se saturan, es una necesidad imperiosa que la institución no puede soslayar, sometiendo a los pacientes a prolongados tiempos de espera que pueden incidir en el avance letal de la enfermedad que los agobia.

Más sensibilidad y menos “sesgo ideológico” señores de la CCSS.