UCR estudiará población de tiburones tigre en Isla del Coco
Enviar

Científicos de la Universidad de Costa Rica (UCR), junto a un grupo de buceadores y fotógrafos, iniciaron un estudio acerca de las poblaciones de tiburones tigre en el Parque Nacional Isla del Coco.

El objetivo principal de esta investigación es tener mayor certeza del tamaño de la población actual de esta especie, su distribución, su comportamiento y desarrollar mejores protocolos de seguridad al bucear en la Isla del Coco.

“No sabemos si están todo el año ahí o si migran hacia otros lugares, pero sabemos que la Isla del Coco es un ecosistema tan rico en diversidad, que tiene alimento todo el año y no tendrían que irse,” explicó Mario Espinoza, biólogo especializado en ecología y comportamiento de tiburones del Centro de Investigación en Ciencias del Mar y Limnología de la UCR.

Actualmente, el equipo a cargo del estudio está elaborando una base de datos de fotografías del tiburón tigre para analizar a los individuos que residen en el parque nacional.

Adicionalmente, se planea marcar algunos ejemplares para darles seguimiento satelital y así poder conocer su desplazamiento.

El tiburón tigre fue alcanzado por el ojo mediático en diciembre pasada debido al ataque mortal de un individuo de esta especie a una turista estadounidense en la Isla del Coco, mientras ella se encontraba buceando.

Los accidentes más comunes con tiburones ocurren con surfistas y bañistas, ya que confunden la silueta de la tabla o del bañista con su presa. Generalmente, realiza un ataque o un mordisco de prueba que en muchos casos puede resultar letal.

“Es poco probable que ocurra con buceo. El incidente de diciembre fue un evento bastante aislado. Las empresas turísticas tienen más de 25 años de llevar a miles de turistas a bucear entre cientos de tiburones, pero hay que recordar que son tiburones, no son patitos o mariposas”, aseveró Espinoza.

El tiburón tigre es un depredador tope; esta especie controla las poblaciones de otros depredadores más pequeños en su ambiente, ya que se alimenta de ellos. Espinoza aseguró que cuando este tipo de especies escasea, el ecosistema comienza a colapsar.

En 2016 se registraron 150 ataques de tiburones a escala global y solo cuatro de las personas atacadas fallecieron, según datos de International Shark Attack.


Ver comentarios