Uber en versión helicóptero gana popularidad
El servicio Blade conecta a viajeros con vuelos en helicópteros e hidroaviones. Shutterstock/La República
Enviar

Uber en versión helicóptero gana popularidad

 “El público de menos de 34 años constituye buena parte de nuestra base de clientes, y suelo preguntarles cómo hacen para pagar esto”, dice Rob Wiesenthal, máximo responsable ejecutivo y fundador de Blade, un servicio que inició actividades hace 15 meses y conecta a viajeros con vuelos en helicópteros e hidroaviones.
“Alguien me ha contestado: ‘Tengo una participación de verano y esto me proporciona seis horas adicionales por fin de semana, de modo que para pagarlo voy a la casa de mi madre para Navidad, en lugar de a Acapulco con mis amigos”.


Hasta hace poco, el éxito de Blade residía en ese contingente estival –amantes de las playas de Hamptons dispuestos a pagar entre $375 y $1.250 para evitar el tráfico-, pero con una inyección de $25 millones de efectivo de inversores, entre ellos Barry Diller, de IAC, y Eric Schmidt, de Google, Wiesenthal ya ve más allá.
Sus inversores “no invirtieron en una compañía de Hamptons. Ni siquiera invirtieron en una compañía del noreste”, nos dice Wiesenthal en una entrevista realizada esta semana. “Consideramos que hay importantes oportunidades de crecimiento en otros lugares de los Estados Unidos y en el exterior”.
Por el momento, sin embargo, el ex máximo responsable de operaciones de Warner Music Group (abandonó ese empleo en junio para dedicarse por completo a Blade) es vago respecto de dónde podrían residir esas oportunidades.
Hasta que anuncie lo contrario, el núcleo de las zonas de servicio de la compañía sigue siendo el de populares destinos de vacaciones de la elite de la Costa Este.
En la actualidad, Blade ofrece tres tipos de viajes. Hay viajes compartidos, en los cuales la gente puede contratar un asiento en un helicóptero o en un hidroavión hasta distintos puntos de los Hamptons, Fire Island, Nantucket y Martha’s Vineyard.
“Bounce”, un helicóptero de alquiler que desde $895 (por la totalidad de seis asientos del helicóptero) lleva a los viajeros desde Nueva York hasta los aeropuertos cercanos, y un servicio llamado “Blade Anywhere” permite a la gente alquilar helicópteros o aviones enteros y volar al destino que prefieran, siempre y cuando sea un destino de vacaciones del noreste como Fishers Island, Newport o Cape Cod. 
Blade no es propietaria de ninguno de sus aparatos. Actúa más bien a la manera de un conserje que conecta a viajeros prósperos con operadores de hidroaviones y helicópteros privados.
Lo que posee Blade, sin embargo, es una identidad de marca espectacular. Dado que se trata, por otra parte, de una compañía que quiere expandirse, Wiesenthal dice que ha reservado varias nuevas rutas, entre ellas vuelos a dos centros de esquí, además de posibles rutas de lo que llama “el corredor de California”.
Agrega que es “probable” que Blade brinde vuelos desde Nueva York a los centros comerciales de descuento de Woodbury Commons, en el estado de Nueva York, durante la temporada de compras invernales.
Hasta que esas rutas estén disponibles al público, el servicio de Blade será para neoyorquinos ansiosos de salir de Nueva York.

Bloomberg

 


Ver comentarios