Turismo, inversión y exportaciones marcan récord
“Apoyamos a quienes día con día construyen un mejor país gracias a su trabajo”, comentó Luis Gamboa, presidente de Cinde. Esteban Monge/La República
Enviar

El 2017 sería el año en el que Costa Rica logre sus metas comerciales, luego de que en el anterior se quedara a punto de cumplirlas.

La llegada de turistas, la atracción de inversión extranjera y las exportaciones nacionales alcanzarán cifras históricas al cierre del año, dejando una base estable para el siguiente.

Con respecto al turismo, las proyecciones son que a finales de diciembre 3 millones de personas hayan llegado a suelo nacional, luego de que el año anterior fueran 2,9 millones, de acuerdo con el Instituto de Turismo.

Las operaciones de nuevas aerolíneas con vuelos directos, sobre todo europeas, así como el repunte del mercado centroamericano gracias a la tendencia de bajo costo o boletos “low-cost”, han sido vitales para lograr esa cantidad de visitantes.

Aunado a lo anterior, el país apuesta cada vez más por el turismo corporativo y de bienestar, lo cual amplía su oferta para otros públicos, que tienen mayor poder adquisitivo y normalmente su estadía ronda entre las 13 y 17 noches.



“Sobrepasar los 3 millones de visitantes este año significaría la conclusión de un minuciosa estrategia que nos permitió no solo ampliar nuestra oferta, sino que este incremento estuvo basado en el análisis de lo que nuestro mercado meta estaba pidiendo; además, confirmaría el enorme aporte de esta actividad a la economía nacional”, aportó Mauricio Ventura, jerarca de Turismo.

De hecho, el turismo es el segundo indicador más grande en las exportaciones nacionales de servicios (52% del total) y genera casi 600 mil empleos entre directos e indirectos.

Justamente, las ventas de bienes y servicios al exterior también viven su momento más dulce en la historia nacional.

Costa Rica se propuso una ambiciosa meta de vender $10,6 mil millones en bienes y $10,1 mil millones en servicios, objetivo que se ve cerca de alcanzar gracias al plan conjunto desarrollado por las autoridades de comercio.

Las exportaciones de productos, acumuladas a octubre, llegaron a $8,8 mil millones, esto quiere decir un 7,7% más que en el mismo periodo de 2016, en conformidad con datos del Banco Central.

La industria alimentaria y dispositivos médicos tienen el rol protagónico en este apartado; empero, los productos eléctricos y metalmecánicos muestran un repunte importante.

Por otro lado, las ventas de servicios con corte al primer semestre de 2017, sobrepasaron los $4,6 mil millones: un 5% más que a junio de 2016.

Viajes turísticos y servicios empresariales, como call centers, llevan el peso en esta área económica.

Hasta ahora, el país coloca poco más de 4,1 mil productos en 145 mercados; Europa, Sudamérica, Asia y hasta Centroamérica están comprando cada vez más a Costa Rica.

“Nuestro objetivo es promover que cada vez más empresas se puedan expandir fuera del país, abrimos algunas sedes este año en el extranjero para fortalecer esta labor y esperamos que el próximo año sea igual o mejor”, aseguró Pedro Beirute, gerente general de Procomer.

La atracción de más inversión ha sido uno de los desafíos más importantes del país en los últimos años y las cifras demuestran que lo ha hecho bien.

Durante la administración Solís Rivera, se han atraído 118 proyectos, que le han dejado al país casi $12,1 mil millones; esa cantidad se refleja en la generación de casi 34 mil empleos, los cuales suelen ser de un alto perfil.

“Nuestro país es hoy hogar de casi 300 multinacionales en sectores estratégicos como servicios corporativos, ciencias de la vida, manufactura liviana y avanzada, e industria alimentaria; estas mismas empresas también son el hogar de casi 90 mil costarricenses”, afirmó Luis Gamboa, presidente de la Coalición de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

Mano de obra calificada, así como estabilidad económica y política, son algunos aspectos que hacen atractivo al país ante los ojos de estas empresas, que pretenden no solo atender las necesidades de Costa Rica, sino también abastecer a los principales mercados del mundo.

El presente año cerrará con cifras históricas en estos apartados, pero al mismo tiempo mantener esos montos se convierte en un desafío para el nuevo gobierno, sobre todo porque deberá garantizar un ambiente de negocios favorable para retener las inversiones, incentivar que nuevas aerolíneas vengan, prolongar el tiempo de estadía y continuar estimulando a las pequeñas y medianas empresas que inician su camino como exportadoras.

Ver comentarios