Carlos Denton

Carlos Denton

Enviar
Miércoles 28 Agosto, 2013

El TSE anunció que para ahorrar costos de impresión, eliminará de las papeletas los nombres de los candidatos a diputado


TSE debería incluir nombres en papeleta

Mientras que en otros países se dan pasos para establecer un vínculo más estrecho entre el ciudadano y sus “representantes” en la Asamblea Legislativa, en Costa Rica el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) ha anunciado que para ahorrar los costos de impresión, en la elección de febrero 2014 eliminará de las papeletas los nombres de los candidatos a diputado. El votante marcará una “X” sobre el nombre y símbolo del partido político que prefiere, y es probable que en la gran mayoría de los casos no tendrá la más mínima idea de por quién está votando.
Costa Rica es una “república” y la definición de este tipo de gobierno es uno donde el poder supremo se ubica entre el total de ciudadanos con derecho a votar, y ejercido directamente o indirectamente por representantes.
En otros países de la región, preocupados por relacionar el votante con sus representantes y en contraste a lo que ha hecho el TSE, han agregado la foto del candidato a diputado a la papeleta. Entonces el votante no solo ve el nombre de la persona, que quizás no lo ubica, sino también la cara.
En Honduras es posible marcar sobre las caras y escoger los diputados en cualquier orden, y de más de un partido político si uno quiere. Se mantiene el sistema de representatividad proporcional, pero no la obligación de votar por representantes de una sola agrupación política.
Un impacto importante de agregar fotos, y de permitir al votante escoger cualquier grupo de diputados por nombre, es que los candidatos a legislador salen a tocar puertas y solicitar el voto del ciudadano. Ahorita en Panamá, que también celebra elecciones el año venidero, se ven las cartulinas con fotos de los candidatos a diputado en los distintos circuitos electorales. En Costa Rica, en contraste, cuando ya están escogidos y sus nombres registrados en el TSE, pueden descansar. Los que están en los primeros lugares por las provincias ya se consideran elegidos, entonces ¿para qué? y los que están al final de la lista entienden que no van a ganar y entonces tampoco tienen motivación de gastar dinero y tiempo en proselitismo.
La reputación de la Asamblea Legislativa ante los ciudadanos está en franco deterioro; su labor cada vez es peor evaluada en las encuestas. Cuando se pregunta a un encuestado el nombre de un diputado, la mayoría no es capaz de citar alguno. Si se pregunta lo que hace la legislatura, tampoco saben. No es sana esta relación en un país que se enorgullece en ser la mejor democracia en la América Latina.
La idea de eliminar los nombres de la papeleta tiene que haber surgido dentro de la burocracia del TSE y enviada a los magistrados como cuestión de “trámite”. La aprobaron sin pensar en las consecuencias de su acción. Lo bueno es que no es tarde para que recapaciten y que pongan los nombres; por sí, algunos partidos aún están en el proceso de escoger sus candidatos.

 

Carlos Denton

[email protected]