Tratamientos con células madre avanzan en el país​
“La persona a cargo debe tener el permiso y el entrenamiento formal en células madre y su manipulación. La gente debe cerciorarse de que no se trata de una persona con un curso “en línea”, advirtió Víctor Urzola, médico especialista, de la Asociación de Cirujanos Plásticos. Esteban Monge/La República
Enviar

Los tratamientos con células madre se ofrecen cada vez más como procedimientos estéticos o regenerativos en el país. Que se trate de procedimientos poco invasivos cuyos resultados en algunos casos se prometen al mes, es parte de lo que ha generado su popularidad.

Debido a este avance, la Asociación de Cirujanos Plásticos recomienda informarse sobre cuáles son los profesionales y los sitios que realizan estos procedimientos, ya que la regulación de esta técnica es reciente.
Fue apenas en noviembre anterior cuando el Ministerio de Salud publicó el decreto que estandariza el uso de las terapias con células madre adultas, con fines regenerativos.


Este tipo de células sirve para remplazar o reparar células dañadas de pacientes. Se introducen en la sangre y son trasplantadas directamente en el tejido afectado para su autorreparación.
Este se trata de un procedimiento de laboratorio cuyo nivel de complejidad requiere personal altamente calificado.
Actualmente el mayor uso de esta técnica se da para regenerar cartílago articular (un tejido que protege los huesos de las articulaciones), por ejemplo en lesiones medulares o en ortopedia.
Mientras que la técnica para otros fines se permite, siempre y cuando esté bajo un protocolo de investigación.
“Para aplicar estos tratamientos se necesita evidencia clínica de que son eficientes. Si no la hay, debe aplicarse un estudio y que este sea monitoreado por el Ministerio de Salud”, advirtió Víctor Urzola, médico especialista de la Asociación de Cirujanos Plásticos.
Esta Asociación ha encontrado sitios que ofrecen tratamientos con este procedimiento como tratamiento para párkinson, cáncer y otros. Técnicas que se ofrecen desde los $2.500.
“Estas tecnologías bien aplicadas pueden ser beneficiosas, pero es importante que la gente comprenda que las células madre no son la pomada canaria y no me van a curar todo a la vez. Hay enfermedades crónicas que están siendo investigadas, solo en Estados Unidos hay unos 2.500 estudios clínicos”, aseguró Urzola.
Por esto, antes de someterse a un tratamiento con células madre verifique que el personal a cargo tenga un entrenamiento y manipulación formal y no un curso “en línea”.
Además, que el establecimiento cuente con la tecnología adecuada y que esté avalado por el Ministerio de Salud.
Hasta la fecha, ningún centro que aplica estos tratamientos cuenta con el aval del Ministerio de Salud (bajo las condiciones dadas por el nuevo decreto).
"Solo un centro está renovando la autorización, y se encuentra en la última etapa, a un 90% de su aprobación. Al resto de los que contaban con los permisos les hacemos un llamado para que se acerquen y realicen una solicitud formal antes de que inicien las inspecciones", instó Fernando Llorca, ministro de Salud.

¿Qué se autoriza?

La legislación existente reglamenta el uso de terapias con células madre para evitar que los pacientes se vean afectados por malas manipulaciones de tejidos biológicos o que estos procedimientos estén a cargo de personas que no tienen la capacidad adecuada, además autoriza:

  • Uso de células del mismo cuerpo del paciente, no se pueden aplicar otras provenientes de terceros, pues conlleva a problemas serios de salud
  • Procedimientos terapéuticos con respaldo médico o aquellos bajo protocolo de investigación debidamente avalados por el Ministerio de Salud
  • Notificación de beneficios y reacciones adversas al paciente

Ver comentarios