Enviar
Gobierno decreta emergencia y busca acuerdo con diputados para redestinar partidas del presupuesto
Tragedia nacional por alud en Escazú
Evento dejó 20 muertes, y un número no determinado de desaparecidos
Lluvias destruyen 58 tramos de carretera y nueve puentes

Un alud en la madrugada de ayer, producto de las inclemencias del tiempo, hizo que 20 personas murieran aterradas en la localidad de Las Lajas, en San Antonio de Escazú, entre ellas, seis menores de edad, cuando un gigantesco derrumbe en el cerro Pico Blanco arrasó varias casas.
Asimismo, tras suspender las labores de búsqueda y rescate en horas de la tarde, ante la eventualidad de nuevos deslaves, los personeros de la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) dieron a conocer que se mantenía un grupo indeterminado de personas desaparecidas, por lo que no descartaron que el número de víctimas fatales ascendiera.
Además de los cuatro menores, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) confirmó el deceso de ocho mujeres y seis hombres.
Desde inicios de la semana, los efectos indirectos de la tormenta tropical Tomás se han hecho sentir en el país con fuertes lluvias, principalmente en la Gran Area Metropolitana y el Pacífico Central y Sur, dejando una estela de destrucción en caminos, puentes y viviendas.
De acuerdo con el Instituto Meteorológico Nacional, el efecto de la tormenta tropical tendía a finalizar ayer en horas de la tarde y el pronóstico indicaba, que hoy ya no tendría influencia en el país.
Tras las lluvias, el Poder Ejecutivo calculaba ayer los daños que dejaron las lluvias en todo el territorio nacional; sin embargo, reconoció que se trata de millones de dólares, por lo que se requiere ajustar el presupuesto, utilizar el dinero de los préstamos y el superávit de las instituciones públicas, para atender la emergencia
Las autoridades reportaron al filo de la tarde, 114 comunidades afectadas y 1.394 personas ubicadas en 27 albergues temporales, además de 700 mil con problemas en el servicio de agua.
Asimismo, muchas de las principales vías del país se encontraban ayer en mal estado, producto de derrumbes, inundaciones y deslizamientos, incluso varias comunidades como Parrita estaban aisladas.
En el caso de la Interamericana norte (Guanacaste) el paso estaba cerrado en el kilómetro 85 por un derrumbe en Cambronero, mientras que en el Cerro de La Muerte, había cierre total de la ruta por un derrumbe en el kilómetro 29.
También se reportaron cierres entre los sectores de Térraba, Buenos Aires, Vergel, Palmar Norte y Paso Real. Otras rutas afectadas fueron la que comunica a Puriscal, San Pedro de Turrubares y Orotina, ya que colapsó el puente tipo Bailey instalado ahí hace un año y que fue escenario de otra tragedia cuando un bus cayó dejando varias víctimas fatales.
Además, no hay paso entre Poás y el volcán Poás por un hundimiento en Sabana Redonda, tampoco en la ruta Aserrí-Acosta por un derrumbe, entre otros sitios. En total, había 58 tramos de la red vial afectados, de los cuales 38 se encuentran en condiciones críticas; además de nueve puentes destruidos.
Mientras tanto, la Refinería Costarricense de Petróleo reportó daños en el poliducto de Turrubares, y el Instituto Costarricense de Electricidad informó de cortes de luz en varias zonas y afectaciones en los proyectos hidroeléctricos Pirrís y Diquís, obligando a suspender las labores de construcción, mientras que en el área de telecomunicaciones, no hubo servicio en Parrita, el Llano de Orotina y parte de la zona de Los Santos y Escazú.
Para enfrentar el estado de calamidad nacional, Laura Chinchilla, presidenta de la República, firmó un decreto de emergencia para que de inmediato, las instituciones públicas transfieran los recursos ociosos a la CNE y de esta forma tenga solvencia económica para atender las acciones inmediatas; además de iniciar las labores de rehabilitación y reconstrucción. Asimismo, se decretaron dos días de duelo nacional por la tragedia.
“Nos embarga un profundo dolor por estas horas de tristeza que nos ha tocado vivir, ha sido una de las tragedias más lamentables del país. En estos momentos, el Gobierno está atendiendo la emergencia con todos los recursos que tiene. Para atender el impacto inicial, disponemos de $13,5 millones; sin embargo, deberemos acudir a los créditos internacionales aprobados para reconstruir la infraestructura, además de disponer del dinero proveniente del superávit de las instituciones”, dijo Chinchilla.
La mandataria afirmó que debido a que el país tiene serias limitaciones de transporte aéreo, solicitará ayuda a naciones amigas, con el objeto de llevar ayuda las comunidades que ayer, al cierre de edición se mantenían incomunicadas por la caída de puentes.
Paralelamente, Marco Vargas, ministro de la Presidencia, y Fernando Herrero, de Hacienda, se reunieron con todos los jefes de fracción en el Congreso, con el fin de redireccionar parte de los recursos incluidos en el Prepuesto Ordinario o Extraordinario para atender la emergencia.
Debido a los daños en la infraestructura vial, el Ministerio de Educación Pública suspendió las clases y los exámenes de bachillerato, salvo en la Zona Norte y el Caribe, para evitar que se produzcan accidentes de tránsito cuando se traslada a los estudiantes a los respectivos centros educativos.

Esteban Arrieta
[email protected]
Ver comentarios