Enviar
Analistas consideran que variaciones no irían más allá de ¢4 en corto plazo
Tipo de cambio fluctuaría cerca del piso

• Acumulación de reservas podría bajar en unos $400 millones antes de fin de año, con efectos en el tipo de cambio

Wilmer Murillo
[email protected]  

El tipo de cambio continuaría fluctuando muy cerca del límite de la banda inferior y estas fluctuaciones no irían más allá de ¢4 en el corto plazo.
Desde la aplicación de este régimen en octubre del año anterior, la intervención del Banco Central ha ido disminuyendo, y se ha dado, como se esperaba, una apreciación del tipo de cambio.
Las negociaciones en el mercado Monex que apoya la administración del esquema y permite el monitoreo de las bandas, con respecto a su evolución en el mercado, también se han venido reduciendo, explicaron analistas de la firma de consultores Ecoanálisis, para quienes la principal vigilancia debe ser sobre las tasas de interés.
“El tipo está cambiando respecto a lo que veníamos viendo y requiere poner atención al manejo de las tasas de interés y la devaluación”, dijo Luis Mesalles, socio consultor de Ecoanálisis.
El tipo de cambio efectivo real ha caído casi un 5% este año tras la implementación del sistema de bandas.
La revaluación del colón, por otro lado, se ha reflejado en cierto déficit en la cuenta corriente que tiende a aumentar un poco este año. No obstante, el déficit se ha logrado financiar gracias a un adecuado flujo de divisas.
El tipo de cambio se podría ver afectado por ese flujo de recursos, pero además por los vencimientos de títulos del Gobierno y del Banco Central en los próximos meses.
En ese sentido, en 2008 vence una emisión de eurobonos del Gobierno central, por $200 millones, recordó el consultor.
Estos bonos de deuda externa de Costa Rica, que solo se venden en el extranjero con vencimientos desde 2008 pagan una tasa del 6%. Pero de ser renovados tendrán que aumentarla.
Por otro lado, en enero se le vence al Banco Central una emisión por otros $200 millones de Certificados de Depósitos en Dólares.
Aunque para el año entrante hay entradas previstas de fondos del exterior de $337 millones de créditos con el Banco de Reconstrucción y el Banco Centroamericano, Mesalles considera que los desembolsos se harán lentamente.
A raíz de ello, para enfrentar la caída en el nivel de reservas de $400 millones, el Banco Central deberá escoger entre varias opciones.
Uno de ellas sería sacar títulos en dólares para sustituir los bonos que vencen de largo plazo a una tasa de interés superior al bono del Tesoro estadounidense, más un premio.
Podría también ofrecer títulos en colones, que si son aceptados deberán pagar rendimientos más elevados que los bonos actuales para compensar las expectativas de devaluación de largo plazo, más un premio de riesgo.
Con tasas de interés del 7% y una devaluación del 6% esperada, si no se ofrece un rendimiento del 12% la gente le vendería las divisas al Banco Central y el tipo de cambio se vería nuevamente presionado hacia la baja.
Pero si el Banco optara por no ofrecer títulos ni en colones ni en dólares, la gente se llevaría el dinero fuera del país y el tipo de cambio se despegaría del piso.
“Eventualmente el Banco Central tendría que aumentar las tasas de interés, si quiere evitar una gran devaluación”,agregó Mesalles.
Ante este dilema Roy González, gerente del Banco Central, respondió a los financistas con un “vamos a ver”.
La reducción de ese monto de reservas tendrá que ser compensado, adujo González, quien prefirió no adelantar la estrategia que seguiría el instituto emisor.

Ver comentarios