Tipo de cambio disparó intereses de deuda
Endeudarse para financiar inversión pública es bueno porque esto genera crecimiento económico, el problema es cuando tiene que pedir dinero prestado para pagar salarios, pensiones e intereses”, dijo Luis Mesalles, economista. Esteban Monge/La República
Enviar

El pago de intereses de la deuda del Gobierno creció un 19,5% a mayo, con respecto a los primeros cinco meses de 2016, llegando a ¢377 mil millones; principalmente por el alza en el tipo de cambio y en las tasas de interés.

El dólar inició el año en ¢560 y en mayo promedió ¢580; incluso en algunos bancos llegó a los ¢600 en ventanilla.

“Esto lógicamente incidió, al igual que la tendencia al alza, en las tasas de interés que provocan un incremento en el déficit fiscal y en los intereses de la deuda”, aseguró Martha Cubillo, viceministra de Egresos y Tesorera Nacional.

Las expectativas a futuro no son alentadoras, ya que en los próximos años se vencerá una buena parte de las colocaciones.

“La situación se pondría cada vez más difícil entre 2018 y 2021, debido a que en este tiempo se vencería un 33% de la deuda contratada y esto provocará que Hacienda tenga que buscar los recursos para enfrentar esas obligaciones”, explicó Helio Fallas, ministro de esa cartera.

Los intereses de la deuda representan el tercer rubro del gasto total del Gobierno, y, por el momento, las reformas legislativas van dirigidas a aumentar los ingresos.

Las autoridades de Hacienda piden aprobar nuevos impuestos de ventas y de renta, y estiman que, de no hacer nada, el déficit llegaría al 7% del Producto Interno Bruto (PIB) y la deuda sobrepasaría el 60% del PIB a 2021.

“El endeudamiento del Gobierno no es malo, pero hay que poner atención al destino de este porque si únicamente se utiliza para salarios, pensiones o el pago de intereses de la deuda se afecta la competitividad del país”, aseguró Luis Diego Herrera, economista de Acobo.

Tampoco se visualiza a futuro que el tipo de cambio y las tasas de interés disminuyan su tendencia al alza.

“Es muy probable que el tipo de cambio siga al alza y que el Gobierno siga pagando intereses más altos por sus deudas en colones”, dijo Luis Mesalles, economista.

El tema de la deuda, así como el deterioro del déficit fiscal, han puesto en alerta a los inversionistas y la evaluación de riesgo de Costa Rica en la cuerda floja ante algunos organismos y calificadoras, como Fitch y Moody’s que este año rebajaron la calificación crediticia del país. 

“El crecimiento de la deuda generará un mayor pago de intereses y estos seguirán aumentando como una bola de nieve”, aseguró Edna Camacho, economista de la Academia de Centroamérica.

 


Ver comentarios