Enviar
Destrucción en vías de acceso a Vara Blanca, San Miguel, Sarapiquí y Poás provocan cancelación de reservaciones y tours
Terremoto paraliza actividad turística

• Empresarios cerraron hoteles para resguardar la seguridad de los visitantes y empleados, y debido a la falta de servicios públicos

Karen Retana
[email protected]

La actividad turística que caracteriza a la zona norte del país se mantiene paralizada ante las secuelas del terremoto que azotó al país el jueves pasado.
La intensidad del movimiento sísmico provocó que la infraestructura vial y hotelera cediera, el suministro de energía eléctrica y agua se suspendiera y que diversos ríos se desbordaran causando inundaciones.
Ante este panorama diversos complejos turísticos cerraron sus puertas por motivos de seguridad o debido a que sus instalaciones presentan problemas.
“Tenemos daños menores como ruptura de la estructura de los baños, vidrios quebrados y movimientos de tierra en la propiedad”, comentó Eduardo Villafranca, gerente del Silencia Lodge, quien se muestra preocupado por el impacto del terremoto en su negocio debido a que las vías se encuentran inaccesibles.
Por el momento el complejo se mantendrá cerrado hasta no tener información que permita asegurar tanto a clientes como a colaboradores.
Una de las zonas más afectadas es Vara Blanca, debido a que muchas de las carreteras desaparecieron o presentan rupturas que impiden el paso.
“Necesitamos colaboración con la apertura de la carretera de Vara Blanca, ya que estar incomunicados nos genera grandes pérdidas”, comentó Celia Quintana, vocera del hotel Hacienda Pozo Azul en Sarapiquí.
En este proyecto se cancelaron todos los tours y calculan que pasarán entre dos y tres semanas sin operar el río.
En la agencia On the Goleen Tree Way, ubicada en la Virgen de Sarapiquí, no tendrán actividad y las giras programadas para la próxima semana serán redefinidas.
“Lo que nos preocupa más es el río, su comportamiento y posibles avalanchas”, indicó Irene Gómez, representante de esta agencia de viajes.
Durante el movimiento sísmico uno de los microbuses de la compañía de viajes Marbella Tours se volcó pues se encontraba en la zona del epicentro. “Mis compañeros estaban en la Catarata de La Paz, en el vehículo solo estaba el chofer, pero gracias a Dios se encuentra estable”, señaló Charlton Donaldson, funcionario de dicha compañía.
Uno de los hoteles más afectados fue La Paz Waterfall Garden, el cual se encuentra incomunicado, con daños en sus instalaciones y sin servicios básicos.
“Afortunadamente no hay víctimas mortales, los turistas están siendo trasladados por helicóptero al hotel Spring Resort and Spa en la Fortuna de San Carlos que nos está apoyando”, sostuvo Roy Torres, vocero de este complejo, quien agregó que aún no tienen un dato exacto en pérdidas y daños materiales.
En el hotel Colinas del Poás la administración decidió cerrar sus instalaciones y cancelar reservaciones tanto en hospedaje como tours, hasta nuevo aviso.
Los turistas que permanecían en la zona han sido rescatados vía aérea, sin pérdidas que lamentar.
“Ibamos camino al Arenal cuando el vehículo se empezó a mover, decidimos parar pero la vía que estaba detrás nuestro se desplomó, pasamos la noche en una siembra de fresas junto con vecinos de la comunidad”, dijo Silvana López, turista argentina.

Ver comentarios