Terminal de APM más cerca
Enviar

Permiso ambiental y oposición del sindicato son los últimos obstáculos para megapuerto

Terminal de APM más cerca

Costa Rica ocupa casilla 115 del mundo en infraestructura portuaria

Resumen ejecutivo

Aumentan las posibilidades de que Costa Rica cuente con un nuevo puerto de contenedores en Moín, tras el fallo el jueves pasado de la Sala I a favor de la terminal de APM.
La gran duda es lo que hará el sindicato portuario de Limón, cuyos líderes han insistido en que seguirán oponiéndose al proyecto.


Está pendiente el criterio de Setena, que debe pronunciarse a finales de este mes.
La expectativa es que la primera fase de la obra arranque en 2015, con una inversión de $500 millones.
Además de aumentar nuestra competitividad, el proyecto generará oportunidades de inversión y trabajo en Limón.

201410122246260.n111.jpg
Aumentan las posibilidades de que Costa Rica cuente con un nuevo puerto de contenedores en Moín, tras el fallo el jueves pasado de la Sala I a favor de la terminal de APM.
“La nueva Terminal de Contenedores es una obra del Estado costarricense que promoverá la competitividad del país y el desarrollo socioeconómico de Limón,” dijo Paul Gallie, director general de APM Terminals Costa Rica.
La decisión de la corte ha animado al sector privado, que ve con buenos ojos el proyecto al considerar que hará más competitivas las exportaciones costarricenses, y ayudará a reducir el costo de importar los bienes producidos en otros países.
“La competitividad del país depende de proyectos de este tipo, que le permitan al sector exportador e al importador mejores condiciones para cumplir con sus objetivos”, comentó Enrique Egloff, presidente de la Cámara de Industrias.
No se conocen todavía los detalles de la decisión de la Sala I.
No obstante, la corte en principio aceptó que el proyecto puede avanzar, dado que no constituye un monopolio en el negocio de los puertos caribeños, dos meses después de la audiencia en que se escucharon los argumentos de las partes interesadas.
Bajo los términos del contrato, APM tiene el derecho exclusivo del manejo de los contenedores, que conforma unos dos tercios del negocio del puerto de Moín, así que el viejo muelle se concentraría únicamente en la carga a granel y de paletas.
Queda pendiente el aval de Setena, que debe tomar la decisión en las próximas semanas.
El ente tiene cinco semanas para fallar, después de que tenga todos los insumos necesarios, que ya presentó APM en setiembre pasado.
Por su parte, el sindicato de Japdeva, cuyos miembros operan el puerto actual de Moín, seguirán con la oposición al proyecto de APM, al insistir que es un monopolio de facto.
“Tenemos claro que el asunto se convirtió en un expediente político; los magistrados son nombrados políticamente, por lo que no vamos a prestarnos a una situación como esta”, dijo Ronaldo Blear, líder del sindicato.
Sin embargo, el presidente Luis Guillermo Solís ha mostrado su apoyo al proyecto. Incluso presidió una gran promoción de inversión en Limón el 17 de setiembre pasado, la cual contó con la participación de tres ministros del gobierno, entre otras figuras destacadas.
Ante un grupo de potenciales inversionistas de Estados Unidos, México y el Caribe, el gobierno se ha comprometido a mejorar las oportunidades de negocio y trabajo en turismo, infraestructura y logística, entre otras áreas.
“El apoyo del gobierno nunca ha fallado, ha continuado la construcción de la carretera de acceso a Moín, creo que el sindicato de Japdeva respeta la ley, y me parece que hay una discrepancia que puede ser tramitada adecuadamente dentro del estado de derecho. Pero Costa Rica tiene que hacer cumplir y cumplirá con los compromisos que tiene”, dijo Solís.
La nueva terminal mejoraría bastante la competitividad del país en materia portuaria, tras una inversión en la primera fase de $500 millones.
En este momento, Costa Rica ocupa la casilla 115 en el mundo, en lo que a la calidad de los puertos se refiere, seis posiciones por debajo de Nicaragua, según el Índice de Competitividad Global 2014.
Panamá, por su parte, ocupa el sétimo puesto a nivel mundial.
El nuevo puerto contará con una profundidad de 18 metros, que permitirá a los barcos atracar, con una carga de hasta 8.500 contenedores de 20 pies.
En contraste, el calado poco profundo del muelle actual de Limón limita el tamaño de los buques a un máximo de 2 mil contenedores, lo que encarece la operación de importar o exportar.

201410122246260.n11.jpg

Redacción
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios