Enviar
Tensión y muerte reinaron en elecciones mexicanas

Con tensión ante posibles ataques del crimen organizado y reñida lucha política, México vivió ayer una jornada electoral en 14 de sus estados en la que han muerto al menos 7 personas y otras 39 han sido detenidas por portar artefactos incendiarios, lo que no ha impedido una relativa normalidad.
El país celebró elecciones locales en casi la mitad de sus 32 estados; en todos ellos se eligieron a casi 2 mil diputados y alcaldes, y en 12 se votó para escoger gobernador, en medio de una gran rivalidad política. Treinta millones estaban llamados a votar.
Por ello, los diferentes partidos vigilaron con celo que sus contendientes no incurrieran en infracciones de las leyes electorales, como el reparto de propaganda o de bienes para atraer votos.
Cuatro de las muertes tuvieron lugar en la ciudad de Chihuahua, en un acto que responde a las características del crimen organizado.
Los cuerpos de cuatro hombres, cuya identidad no ha trascendido, fueron colgados de tres de los principales puentes del enclave.
Días atrás, un correo electrónico firmado por el grupo delictivo “La Linea”, perteneciente al Cartel de Juárez, amenazaba con ataques a quienes salieran a votar, por lo que el suceso podría tratarse de un intento de amedrentar a la ciudadanía.
Este tipo de asesinatos por parte del narcotráfico y su exposición pública se han vuelto frecuentes en los últimos años en todo el país, pero especialmente en el norte.
Chihuahua, que elige gobernador, es la capital del fronterizo estado norteño del mismo nombre, considerado el más peligroso del país y donde se ubica la conflictiva Ciudad Juárez. A primera hora, Ciudad Juárez lucía desierta y escasamente vigilada por la Policía.
Según el Instituto Estatal Electoral (IEE), al menos tres candidatos a alcaldes de Chihuahua solicitaron protección a la Policía estatal debido a que habían recibido amenazas.
En el estado de Tamaulipas (Golfo de México), la vigilancia del proceso electoral se compone de 9 mil policías estatales y un número indeterminado de fuerzas federales.
Ello es consecuencia del asesinato esta semana por un comando armado del candidato a gobernador al que las encuestas daban ganador en Tamaulipas, Rodolfo Torre Cantú, del Partido Revolucionario Institucional (PRI).
Su lugar lo ocupa su hermano Egidio, que votó en medio de un gran despliegue de seguridad. “Venimos a votar, vamos a votar, y vamos a cumplir”, animó. El convoy que lo trasladó a ejercer el sufragio estaba protegido por 50 agentes.
“Las cosas se están desarrollando con la mayor normalidad, no tenemos ningún incidente reportado”, indicó a los medios por su parte el gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, del PRI. El estado es base de los cárteles del Golfo y de Los Zetas.
El mandatario aseguró que la práctica totalidad de las mesas electorales se habían instalado y que estaba dándose una alta participación.
El otro fallecido de la jornada que pudiera tener relación con los comicios se registró en Chiapas, donde un líder indígena fue acribillado en la madrugada de ayer.
La víctima, ligada al izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) pero sin cargo alguno, regresaba a su domicilio tras colaborar con la estructura electoral de la fuerza política.
Al parecer, una parte considerable de las mesas no fueron instaladas en Chiapas, debido al desinterés de los votantes por la elección, que no incluye el sufragio para determinar gobernador.
Por otra parte, en Oaxaca, otro de los estados marcados como potencialmente conflictivos debido al enconamiento de los candidatos a gobernarlo y a pasados enfrentamientos sociales, se detuvo a 39 personas con artefactos incendiarios.
Interceptados en dos hoteles de la capital oaxaqueña, Oaxaca, dijeron haber sido comisionados para el robo de urnas por parte de la alianza opositora que conforman izquierda y derecha. La izquierda se deslindó de la acusación.
El estado tardó en instalar sus casillas, ya que el 70% no se habían instalado a tres horas de la apertura general de urnas, programada a las 08 de la mañana.
Las autoridades electorales aseguraron luego que finalmente se instaló el 98% de ellas.
Adicionalmente se celebran elecciones en los estados de Aguascalientes, Veracruz, Tlaxcala, Puebla, Durango, Hidalgo, Quintana Roo, Sinaloa, Zacatecas y Baja California.
En Hidalgo, dos mandos policiales fueron asesinados por presuntos miembros del crimen organizado, pero la fiscalía estatal indicó que el incidente estaba separado del ámbito electoral.

México
EFE
Ver comentarios