Enviar
Televisa defiende desafío al imperio Slim

El presidente y máximo responsable ejecutivo de Grupo Televisa SA, Emilio Azcarraga, dijo que los inversores deberían dar a su equipo de dirección un “voto de confianza” conforme gasta miles de millones de dólares para reorganizar la empresa en un imperio de medios y comunicaciones en México y los Estados Unidos.
Televisa cayó 9,9% en las operaciones de México D.F. desde el 4 de abril, la jornada previa a que la empresa divulgara que estaba en tratativas con Grupo Iusacell SA, el tercer operador inalámbrico más grande de México. Las empresas anunciaron el 7 de abril que Televisa compraría una participación del 50% en Iusacell por $1.600 millones.
Inversores como Jack Deino de Invesco Advisers Inc. han dicho que Azcarraga está pagando excesivamente por una empresa que no logró adquirir una participación en el mercado frente a América Móvil SAB del multimillonario Carlos Slim. Azcarraga dijo que Iusacell es una pieza clave en su proyecto de hacer que las empresas de comunicaciones de Televisa sean una mejor alternativa para los consumidores mexicanos.
“Necesitan tener confianza en la gestión de Televisa”, dijo Azcarraga, de 43 años, en una entrevista el 8 de abril en las oficinas centrales de Televisa en México D.F. “Tenemos una excelente inversión para ellos y estamos muy agradecidos de que hayan confiado en nosotros durante largo tiempo. Les pido que nos den un voto de confianza”.
Azcarraga está sacando a Televisa de sus raíces como mayor emisora de México para llevarla a una competencia directa con Slim, el hombre más rico del mundo. América Móvil controla 71% del mercado inalámbrico nacional y 80% de las líneas de teléfono con cable.
Gregorio Tomassi, analista de Banco Santander SA en México D.F., calificó de “costoso y riesgoso” el acuerdo con Iusacell en una nota de investigación la semana pasada. Deino, que administra $1.750 millones de deuda de mercados emergentes en Invesco de Nueva York, dijo la semana pasada en una entrevista que Televisa está pagando unas 18 veces el valor empresa de Iusacell dividido por las ganancias, en tanto América Móvil opera a unas 6 veces.
“Es más lógico que una empresa pague a los accionistas un dividendo y les permita pensar qué hacer con el efectivo, en vez de invertirlo y pagar de más”, dijo Deino.
Desde que asumió como máximo responsable ejecutivo de Televisa hace 14 años, cuando su padre Emilio murió, Azcarraga acumuló participaciones en un operador de TV satelital, tres operadores de TV por cable y una red nacional de telecomunicaciones. También creció hacia Estados Unidos, celebrando un acuerdo el año pasado para gastar $1.200 millones por una participación de 35% en la emisora en español Univision Communications Inc. para aprovechar el crecimiento del mercado hispánico.
Televisa creció a un ritmo anual promedio de 6,1% con Azcarraga hijo, llevando el año pasado los ingresos a más del doble hasta 57.900 millones de pesos ($4.930 millones).
Problemas de deuda afectaron la capacidad de Iusacell de invertir en materia de marketing y operaciones, dijo el director financiero de Televisa, Salvi Folch, en una entrevista. Iusacell presentó una petición de quiebra en México el año pasado por segunda vez en cuatro años.
Los $1.600 millones irán en su totalidad a la empresa, permitiendo a Iusacell financiar sus planes de crecimiento sin tener que preocuparse por pagar las cuentas, dijo Folch.

Ver comentarios