Tecnología… ¿a la conquista de mujeres?
Enviar

Hacer más atractivas las carreras tecnológicas a las mujeres, podría aumentar la oferta de personal graduado en ingenierías, pero también es válido aprovechar esa fuerza laboral femenina en otros planes y proyectos necesarios


Tecnología… ¿a la conquista de mujeres?


Del porcentaje de personas graduadas universitarias en nuestro país, el 62% son mujeres. Esto coloca a Costa Rica en el primer lugar de América Latina en ese sentido e incluso en uno de los mejores lugares del mundo, como lo informa una nota de este medio ayer.
Por cierto, se señala en dicha nota que hacer más atractivas las carreras tecnológicas a las mujeres, podría aumentar la oferta de personal femenino graduado en ingenierías, ya que en la actualidad ellas prefieren estudios como educación, ciencias sociales, derecho, política y ciencias de la salud.


Sin embargo, además de esto, quizás podrían estudiarse otras opciones de aprovechamiento de esa fuerza educativa y laboral de las mujeres, aunque ello obligaría a un verdadero plan país para la educación.
Con esto lo que queremos decir es que Costa Rica necesita mejorar la calidad de su educación y adentrarse en este siglo ya no solo con la consigna del conocimiento, sino en busca de mayor sabiduría.
Si las mujeres por vocación se inclinan en muchos casos por carreras para la educación, ¿por qué no aprovecharlas al máximo, formándolas con una alta calidad, elevando así en general, no solo la calidad de los educadores sino su estatus en la sociedad, y además la educación misma, como lo han logrado ciertos países desarrollados, especialmente en Europa, con grandes beneficios para sus poblaciones?
¿No deberíamos aprovechar las vocaciones, que suelen producir mejores profesionales, para ir organizando al país de modo que todas las personas puedan aportar como trabajadores en aquello que más las motiva? Quien trabaja en aquello que le gusta lo hace mejor.
Así mismo, mejor educación abrirá más el conocimiento y la conciencia para que los estudiantes se vean siempre ante un emocionante panorama de diversidad de carreras en donde puedan elegir. Quizás esto descubra a muchos (incluidas las mujeres) lo que hoy no vean tan claro: el maravilloso universo de las ciencias.
En todo caso, lo que necesitamos es una política educativa integral que vea al ser humano como un conjunto de hombres y mujeres a los que hay que llevar a los mejores niveles no solo de conocimiento sino también de sabiduría, como decíamos al inicio.
 


Ver comentarios