Enviar
Tendencia a la baja dominante durante dos años y medio se revierte
Tasas de interés cambian de dirección

• Central redefinió tasa de política monetaria para afectar las decisiones de ahorro e inversión de los agentes económicos


Wilmer Murillo
[email protected]

Las tasas de interés han mostrado un cambio en la tendencia que traían desde hace dos años y medio.
En ese periodo, la tasa básica pasiva cayó 11 puntos porcentuales, al pasar de 15,25% a 4,25%. En las últimas cinco semanas, sin embargo, aumentó hasta llegar a 5,50%.
Más recientemente, el Banco Central redefinió la tasa de política monetaria como la tasa de interés para los préstamos a 24 horas.
De acuerdo con las disposiciones de la última reunión de la junta directiva del Banco Central, los niveles actuales de tasas que pagan los instrumentos de captación son incompatibles con su postura de endurecimiento de la política monetaria, por lo que se justifica un incremento generalizado en todas sus tasas.
En este sentido, el Central decidió además aumentar la tasa de política monetaria, antes definida, a un 8%, para iniciar el proceso de aumento de las tasas de interés en el mercado nacional.
De igual manera, el Banco Central revirtió la tendencia a la baja que se venía observando en los instrumentos de captación por medio de Central Directo en todos sus plazos. Esto, en espera de que el mercado cambiario logre una estabilidad real y no impulsada por las intervenciones del Banco, planteó la firma CFS Asesores de Inversión.
Las tasas reales de interés del país durante los últimos 12 meses han sido negativas (por debajo de la inflación), por lo cual es de esperar que los inversionistas empiecen a ser más exigentes en cuanto a los rendimientos del mercado nacional. Además, las tasas reales negativas desincentivan el ahorro afectando directamente la inversión y por ende la producción nacional.
Los pasos recientes permitirán revertir la posición expansiva de la política monetaria (incrementando las tasas de interés), con el fin de reducir las presiones inflacionarias.
El instituto emisor dejó claro que le interesa el traslado gradual de las inversiones de muy corto plazo en los bancos comerciales hacia instrumentos de mayor plazo para mejorar su control sobre la liquidez.
Por ello, también restringió las inversiones de corto plazo en instrumentos del Banco Central.
La autoridad dispuso que el monto máximo que una persona física o jurídica puede constituir en depósitos overnight (DON) y depósitos electrónicos a plazo (DEP) para lapsos de uno a 30 días no puede superar los ¢5 mil millones.
Los movimientos del Central se deberán transmitir al resto de las del sistema financiero, con lo cual el Central logra el objetivo final de afectar las decisiones de ahorro e inversión de los agentes económicos.
Ciertamente, los bancos públicos principalmente, han iniciado una subida de los tipos de interés.
El ajuste al alza de las tasas de interés locales provocará aumentos en las tasas activas de las entidades financieras (tasas de los préstamos), lo cual ayudará a moderar el dinamismo de la demanda interna y el crecimiento del crédito.
Fijando esta tasa, la entidad lo que pretende es generar un mecanismo rápido de transmisión a los demás agentes del sistema financiero. En este mercado se han negociado ¢8.750 millones en promedio por cada día de negociación en los últimos 30 días.
Pese a los esfuerzos del Central para trasmitir su política monetaria, solo controla una tercera parte de los medios de pago, (dinero y depósitos) dado que el crédito dado a través de tarjetas no los controla el banco. Debido a este elemento, donde una persona tiene una o varias tarjetas y puede consumir muy por encima de sus posibilidades se traduce en inflación pura, dijo Johnny Alvarado, economista.
Este segmento de las tarjetas de crédito maneja cerca de $750 millones.
Banqueros como Luis Liberman, gerente general de Scotiabank, señalan que el país ha enfrentado una situación que era insostenible y que las alzas de tasas de interés son un retorno a la normalidad.
Ver comentarios