Tabletas e impresoras 3D llegan a más aulas nacionales
“Esta herramienta se utiliza como un apoyo al docente para ofrecer retroalimentación y promover la integridad académica mediante resultados de originalidad y de similitud”, comentó Raquel Villareal, gerente de Mercadeo de Turnitin. Gerson Vargas/La República
Enviar

Tabletas para acceder a sistemas de información en línea, crear nuevos dispositivos mediante impresoras 3D y Arduinos son parte de las herramientas que hoy ocupan un lugar en las aulas nacionales.

Para educar niños de tres a cinco años los profesores implementan un tipo de ratón de computadora programable con retos y ejercicios que impulsan a los estudiantes a desarrollar ciertas habilidades mientras resuelven problemas con el “juguete”.

Para estudiantes de mayor edad, se incluye dentro de cada materia la posibilidad de utilizar tabletas convencionales o especializadas para acceder a plataformas donde seguir la materia explicada por el profesor y donde resolver las prácticas de la materia.

Dentro de las escuelas se están implementando “centros de inventoría” con impresoras 3D, microprocesadores de computación, sensores y plataformas de programación para proyectos de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

“El maestro crea los objetivos específicos que va a aplicar en el curso y luego los implementamos en modelos internos que nos permiten diseñar experiencias de aprendizaje con herramientas de tecnología que fundamenten el estudio y que no solo entretengan al estudiante”, comentó Giselle Cordero, coordinadora de aprendizaje digital de Blue Valley.

Por su alto precio, el uso de estas tecnologías está asociado a los programas de educación privada que cubren estos materiales dentro de los costos mensuales; sin embargo, los estudiantes de educación pública también tienen la oportunidad de usarlas gracias a proyectos institucionales como el del TecnoBus.

Esta iniciativa de fundación Paniamor y el Ministerio de Ciencia y Tecnología consiste en un vehículo de transporte que visita centros educativos para que los estudiantes puedan aprender sobre el uso a través profesionales voluntarios expertos en tecnología.

En cuanto a sistemas inteligentes para agilizar el proceso educativo, instituciones como UCR, UNED y Elementary School utilizan la plataforma Turnitin Feedback Studio que permite a los profesores introducir los trabajos escritos de sus estudiantes dentro del sistema para identificar de manera automática la legitimidad del texto.

“Su objetivo es verificar la originalidad del texto y las similitudes que están disponibles en la web porque el sistema compara los documentos con más de 70 mil millones de páginas web y eso le da la oportunidad al estudiante de reformular sus ideas y presentar un trabajo más íntegro”, explicó Raquel Villareal, gerente de Mercadeo de Turnitin.

Tecnología en clases

Educadores refuerzan la enseñanza de conceptos que imparten en clases con tecnología que permite agilizar y diferenciar el proceso de aprendizaje.

  • Robótica
  • Impresión 3D
  • Sensores
  • Programación
Ver comentarios