Logo La República

Jueves, 21 de marzo de 2019



GLOBAL


Supuestas grabaciones revelan retroceso en la democracia electoral mexicana

Redacción La República [email protected] | Miércoles 23 junio, 2010



Supuestas grabaciones revelan retroceso en la democracia electoral mexicana
Presunta injerencia en los procesos electorales y otros intimidades de tres gobernadores habría quedado evidenciadas

La difusión de grabaciones clandestinas de conversaciones por separado de tres poderosos gobernadores en México revela que los partidos políticos están enfrascados en “una guerra sucia” para hacerse con los doce estados en disputa en las elecciones del 4 de julio, dijeron hoy a Efe varios analistas.
En esta “guerra sucia” han salido a relucir desde el presunto uso indebido de dinero público para apoyar campañas electorales hasta el espionaje político para denunciarlo, prácticas que se creían desterradas tras la defenestración hace diez años del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que se mantuvo en el poder durante siete décadas (1929-2000), señalan las fuentes consultadas.
La guerra sucia de los partidos está por encima de cualquier regla, ya no digamos de la decencia, dijo a Efe José Antonio Crespo, analista y político, sobre las grabaciones clandestinas hechas a los gobernadores priistas de Veracruz, Fidel Herrera; Oaxaca, Ulises Ruiz, y Puebla, Mario Marín.
Las grabaciones evidencian en los casos de Herrera y Ruiz su presunta injerencia en los procesos electorales de sus estados, una acción prohibida por las leyes. Y sobre Marín revelan una supuesta relación sexual con una menor cuando él era alcalde de Puebla (capital).
Los priistas culpan al Partido Acción Nacional (PAN, en el poder federal desde 2000) y al aparato de espionaje del Gobierno federal, el Cisen, pero no han dado pruebas de ello.
César Nava, el líder del PAN, expresó de manera irónica que si alguien sabe del uso del espionaje con fines políticos es el PRI y dio a entender que estas grabaciones son producto de una guerra intestina priista, porque “de que la perra es brava hasta a los de casa muerde”.
Fernando Gómez Mont, ministro mexicano del Interior, también deslindó al Gobierno federal de este espionaje.
El experto Alberto Islas, director de la empresa Risk Evaluation, comentó que es muy grave que no se abra una investigación para buscar el origen de las grabaciones, porque dejarlo pasar va a dar incentivos para este tipo de actos.
También señaló que en el país existe mucha tecnología disponible para espiar y el Gobierno no tiene control sobre ella.
Estas anomalías, eventualmente, podrían llevar a la anulación de las elecciones, según Crespo, profesor del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).
Estas maniobras “nos recuerdan cómo eran las elecciones hace 20 años (en la época del PRI), hay una regresión impresionante en los estados donde hubo un avance en materia de democracia electoral”, añadió.
Esta situación es lamentable, comentó el investigador del CIDE, al destacar que las elecciones en México “son de las más caras del mundo”. Según la prensa, cada voto en el país tiene un costo de $18 frente a los 29 centavos en Brasil.
Recordó que en la reforma electoral de 2007 se argumentó que el costo de las elecciones (en financiación a partidos y órganos electorales) era alto pero que con ello se iba a prevenir el desvío de recursos públicos, la inyección de dinero privado y la presencia de dinero del narcotráfico en los comicios
En el actual proceso están “los tres elementos que se supone iban a desaparecer con la financiación elevada”, afirmó al explicar que sólo hay sospechas de que el dinero del narcotráfico está “entrando a las campañas”.
En lo que sí hay pruebas de la intervención del narco es en las intimidaciones, amenazas y asesinatos, comentó.
En este proceso electoral han sido asesinados en Zacatecas (centro) un candidato del PRI a concejal y en Tamaulipas (noreste) un aspirante del PAN a una alcaldía.
Además, desconocidos lanzaron bombas molotov contra sedes de partidos políticos en Sinaloa (noroeste), causando daños materiales pero no víctimas.
En medio de este panorama, el izquierdista Gregorio Sánchez fue detenido y es procesado por supuestos nexos con el narcotráfico, por lo que las autoridades electorales le retiraron la candidatura para las elecciones al Gobierno de Quintana Roo (este) del 4 de julio.
”Nuestra democracia no está funcionando”, dijo Sergio Aguayo, politólogo, al señalar que los partidos políticos y los institutos electorales se han encargado de destruir la confianza en las elecciones.
Para estos comicios se formaron insólitas alianzas en varios estados que unen a los izquierdistas del Partido de la Revolución Democrática (PRD) con los conservadores del PAN para enfrentar al PRI.
De los doce estados en disputa, el PRI controla nueve, el PAN dos y el PRD uno.

México/ EFE