Suiza acertó en desechar el techo del franco
El franco aumentó frente al euro tras abandonar el techo y cerró 2015 alrededor de un 10% más fuerte en relación a la divisa común. Bloomberg/La República
Enviar

La sorpresiva decisión del Banco Nacional Suizo de suprimir el techo que le había fijado al franco hace un año fue justificada, según la gran mayoría de los economistas consultados en una encuesta mensual de Bloomberg.

El BNS abandonó ese techo el 15 de enero del año pasado, diciendo que las intervenciones para sostenerlo habrían sido desproporcionadas frente a sus ventajas económicas.
Con el beneficio de 12 meses de retrospectiva, 21 de 23 economistas respondieron que la medida efectivamente fue correcta.
“El BNS no podía seguir defendiendo el techo eternamente, porque el costo, tanto en lo político como en lo económico, era demasiado alto”, dijo Alan McQuaid, economista jefe de Merrion Capital en Dublín.
El franco aumentó frente al euro tras abandonar el techo y cerró 2015 alrededor de un 10% más fuerte en relación a la divisa común.
La abolición del techo previendo que el Banco Central Europea llevaría a cabo compras de activos a gran escala tomó por sorpresa a los inversores debido principalmente a que los legisladores suizos confirmaron la estrategia sólo unos días antes.
Karsten Junius, economista jefe de Bank J. SafraSarasin en Zúrich, dijo que habría sido “extremadamente costoso” defender la política contra el impacto de la flexibilización cuantitativa del BCE.
Aun así, a su juicio, “los tiempos y la comunicación de la medida siguen siendo deficientes”.
El ritmo del crecimiento económico se redujo a la mitad en 2015 y los precios al consumidor registraron su mayor caída desde 1950, al tiempo que la fortaleza del franco hizo que las exportaciones fueran menos competitivas y las importaciones más baratas.
En lugar del techo, el BNS aplicó una política de dos pilares con una tasa de depósitos negativa y el compromiso de intervenir en los mercados cambiarios si fuera necesario.
El presidente del BNS Thomas Jordan dijo que la tasa para depósitos, actualmente en menos 0,75%, aún no ha tocado fondo, aunque existe un límite en cuanto al mínimo a que se la puede rebajar, debido a que en algún momento la gente comenzará a acumular efectivo.
Los economistas ven margen para que la tasa siga bajando, según la encuesta realizada entre el 8 y el 15 de enero.
En lo que hace a nuevas intervenciones cambiarias, el BNS puede expandir su balance a alrededor de un 120% del producto interno bruto —a partir del 100% actual aproximado— antes de que su compromiso de intervenir en los mercados sea cuestionado, concluyó también la encuesta.
“El BNS aún posee un margen para flexibilizar su política monetaria”, ya sea a través de una rebaja de tasas o de compras de divisas, dijo Maxime Botteron, economista de CreditSuisse.


 

Ver comentarios