Sugef saca del estrés a la banca local
Enviar
Entidades tendrán mayor liquidez
Sugef saca del estrés a la banca local

• Medida evitará que banca caiga en grado de anormalidad por culpa de la crisis financiera internacional

• Conassif asegura que con medidas no se liberan recursos para aumentar el crédito

Wilmer Murillo
[email protected]

La banca comercial y los intermediarios financieros, “estresados” ante la posibilidad de caer en irregularidades, ahora respiran con más alivio, tras la decisión del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) de fortalecer su liquidez.
La medida adoptada por el Conassif evidencia que los bancos estaban en condiciones muy estresantes, desde el punto de vista de su situación de liquidez.
No es para menos. “En banca, reducir la cantidad de préstamos no es un pecado, pero admitir que no hay liquidez para devolver un depósito, es pecado mortal”, comentó Félix Delgado, de Consejeros Económicos y Financieros (Cefsa).
“(La situación) era extrema y anormal, y por eso la medida es transitoria y se aplicará solo durante seis meses”, dijo Isaac Castro, analista de Interbolsa.
Se reconoce con ello que las condiciones en que estaban operando los intermediarios son anormales, dada la crisis financiera internacional.
“Simplemente lo que hicimos es no penalizar o bajarles la nota a los bancos que no logren tener una utilidad igual o mayor a la inflación para estar en normalidad”, explicó Alberto Dent, presidente del Conassif.
Por un periodo no estarán obligados a ganar más que la inflación, ajustando sus operaciones al ambiente del mercado, agregó.
Debido a la situación actual de la economía donde las tasas reales son negativas, la normativa forzaba a los bancos a entrar en políticas de crédito agresivas para lograr una rentabilidad por encima de la inflación. “De ahí la importancia de revisar este indicador”, dijo Thelmo Vargas, ex ministro de Hacienda.
Por su parte, Dent aclaró que la disposición no libera recursos para aumentar el crédito sino para evitar una mala calificación.
Esta sin embargo no es una tesis compartida por todos. “La flexibilidad en alguna medida procura que no haya limitaciones de liquidez en el sistema y el crédito continúe fluyendo”, dijo Alberto Franco, economista, aduciendo que a lo sumo se mantendrá la complicación de conseguir crédito de los deudores menos calificados.
Vargas considera también que sí se liberan recursos, aunque “no se debe interpretar que se dará un festín con el otorgamiento de crédito, que deberá seguir, pero orientado hacia las actividades más productivas”.
El relajamiento de los indicadores fue defendido por Vargas, quien advirtió que no significa que se deba soltar la seguridad de las carteras y otorgar crédito indiscriminadamente.
Lo que implica —a juicio del economista— es que la banca deberá financiar proyectos garantizados, realmente rentables, y que los solicitantes deberán ofrecer garantías propias y financiar una mayor parte de los negocios. Es decir, que existirá menos apalancamiento.
Los banqueros opinan por su parte que esta flexibilización no significa de modo alguno que se puedan incrementar los créditos.
“Lo que se flexibilizó fue la rentabilidad sobre patrimonio”, dijo Gerardo Porras, gerente del Banco Popular.
“La flexibilización lo que nos va a permitir es que, ante el difícil panorama financiero internacional y la desaceleración económica mundial; los bancos podamos tomar algunas previsiones adicionales para fortalecer nuestra liquidez general y mantener nuestra solidez patrimonial, dijo Leonardo Acuña, subgerente financiero del Banco de Costa Rica.
La banca podrá lograrlo sin tener la presión de una serie de indicadores de gestión establecidos por el Conassif que están definidos en función de la inflación, y que al haberse disparado en el último trimestre, provocaron cambios significativos en sus valores resultantes, que ameritaban una revisión y ajuste temporal.
Gracias a la medida, los bancos que han actuado prudentemente haciendo reservas en efectivo, podrían aumentar el crédito, sin caer en grado de incumplimiento.
Entretanto, los bancos que se hayan excedido en el crédito no caerán en irregularidades. De ahí que los expertos coinciden en que se le ha dado a la banca más oxígeno operativo.
No obstante, economistas como Félix Delgado sostienen que es claro que el ritmo del crédito tiene que bajar si se analiza el entorno en el cual se está otorgando.
Con una inflación del 14% y un crecimiento del Producto Interno Bruto del 3,3%, el crecimiento del crédito de un 30% es exagerado, concluyó el economista.

Ver comentarios