Enviar
Stanford y Madoff pegan a latinos que buscaban refugio

Venezolanos habrían invertido hasta $3 mil millones

Caracas
Bloomberg News

La estrategia de personas en toda Latinoamérica que invirtieron en el extranjero huyendo de la inestabilidad financiera en sus países ha resultado contraproducente, ya que confiaron en estafadores como R. Allen Stanford y Bernard Madoff.
Los venezolanos podrían haber tenido hasta $3 mil millones invertidos en Stanford, a quien Estados Unidos acusa de un fraude de $8 mil millones, según el regulador bancario del país.
“Nunca pensé que esto ocurriría, mucho menos con un banco prestigioso como Stanford”, dijo Celia Daniel Metta, de 48 años, uno de los 20 clientes que se encontraban frente a una filial de Stanford en la Ciudad de México. “El dinero no está seguro en ningún lado”.
Las pérdidas de los inversores de Stanford y Madoff podrían hacer que los latinoamericanos busquen refugio en inversiones más transparentes y menos riesgosas, dijo Alberto Ramos, economista sénior para Latinoamérica de Goldman Sachs Group Inc. en Nueva York.
En los últimos dos días, los inversores acudieron en masa a oficinas de filiales de Stanford en Venezuela, México, Perú, Panamá y Ecuador para exigir la devolución de su dinero.
A clientes de Stanford Group Venezuela Asesores de Inversión S.A. se les informó que sus cuentas habían sido congeladas, comentó Carlos Araujo, asesor financiero en Caracas.
“Tiene que haber una liquidación de los activos, y entonces nos enteraremos de qué porcentaje de nuestro dinero recuperaremos”, dijo tras reunirse con su ejecutivo de cuenta.
Los gobiernos latinoamericanos se apresuraron a responder a las acusaciones contra Stanford, con sede en Houston. Alí Rodríguez, ministro venezolano de Finanzas, manifestó que actuará para evitar una “alarma” que pudiera ocasionar una huida de los bancos venezolanos.
En Colombia el regulador financiero dijo que la filial de intermediación de Stanford dejaría de operar en la bolsa del país, como medida “precautoria”. Las oficinas de Stanford en Quito, Ciudad de México y Panamá estuvieron cerradas, y se dio aviso a los clientes de la investigación en Estados Unidos.
Los latinoamericanos también han sufrido pérdidas por la presunta estafa piramidal de Madoff. Los argentinos tenían unos $400 millones invertidos en sus fondos mediante Banco Santander S.A. de España, dijo Osvaldo Prato, abogado del bufete Arazi, Prato, Merola y Asociados que representa a la Asociación Argentina de Consumidores Financieros.
Aunque las pérdidas por los fraudes de Stanford y Madoff podrían hacer a los latinoamericanos más selectivos sobre dónde ponen su dinero, seguirán invirtiendo en el extranjero.
Ver comentarios