"Solís traicionó a miles de empleados públicos"
“Ni echando a todos los policías, maestros y al Poder Judicial, se va a resolver el déficit fiscal por la vía de los salarios”, dijo Albino Vargas, secretario del colectivo Patria Justa y ANEP. Esteban Monge/La República
Enviar

El acuerdo político que impulsa el mandatario Luis Guillermo Solís con un puñado de partidos de oposición para aprobar por la vía rápida el recorte de incentivos en los salarios públicos y nuevos impuestos, es visto por los sindicatos como una traición.

De materializarse la amenaza, el PAC, que es el partido de gobierno, pagará el costo político en la campaña venidera, indicó Albino Vargas, secretario de la ANEP y de Patria Justa.

¿Qué opina del preacuerdo que tiene el Gobierno con los partidos de oposición para aprobar una ley de empleo público?
Es un grave error político del gobierno de Luis Guillermo Solís, ya que hemos demostrado hasta la saciedad que el déficit fiscal no se debe al salario de los empleos públicos, ese proyecto no servirá para arreglar ese problema ni una milésima, por el contrario, va a hacer un gran daño al golpear el salario de los que menos tienen.
Por otra parte, consideramos que el golpe será doble si se materializa la transformación del impuesto de ventas en IVA, el cual es un tributo altamente regresivo y el más injusto de los impuestos.

¿Se sienten traicionados por el presidente Luis Guillermo Solís?
En realidad los que se van a sentir traicionados son los miles de empleados públicos que le dieron su voto al presidente Solís.
Nos duele porque se supone que este gobierno tenía clara la desigualdad y ahora la pretende aumentar.
Los sindicalistas, lamentablemente, estamos acostumbrados a las jugarretas de los gobiernos y por eso no nos sorprende lo que hace Solís.

¿Pagará el PAC en la campaña política su decisión de recortar los salarios públicos?
El gobierno asume el desgasto político y le hace el trabajo sucio a Liberación Nacional.
No le quepa la menor duda de que sí pagará en campaña su decisión, además de que es difícil que se reelija el PAC, porque ha sido un gobierno malo.

¿Cuáles medidas tomarán los sindicatos para oponerse?
Apostamos a los diputados amigos en el seno del Parlamento como una primera medida de contención.
Asimismo, hacemos un llamado para que los empleados públicos se manifiesten y pedimos a los sindicatos que dejemos las diferencias de lado y hagamos un frente común de resistencia para frenar esta iniciativa.
Se ve venir una huelga indefinida, protestas y marchas. Creemos que si soportamos a mayo de 2017, ya no se aprobarán los impuestos.

El sector privado ya puso de su parte al validarse la ley contra el fraude fiscal, ¿no cree usted que les corresponde ahora a los sindicatos poner su grano de arena y ayudar a detener la bola de nieve que implica el déficit fiscal?
Se equivoca en la aseveración. El sector privado sabe que por el lado del impuesto de la renta, no ha puesto lo suficiente, ya que la ley contra el fraude fiscal es para controlar lo que dejan de pagar.
Es claro que para frenar el déficit, todos los sectores deberíamos poner de nuestra parte, pero uno siente que nosotros, los trabajadores, ya hemos puesto mucho.
Ni echando a todos los policías, maestros y al Poder Judicial, se va a resolver el déficit fiscal por la vía de los salarios.

Según OCDE, Costa Rica apenas tiene un 15% de empleados públicos, mientras que destina un 13% del PIB para pagar salarios, lo cual hace que tenga uno de los mayores gastos, solo superado por Dinamarca y Noruega, que tienen hasta un 30% de trabajadores en el sector público, ¿qué opina?
Lo que pasa es que las cargas tributarias en esos países son muy altas, mientras que acá son bajas y el costo de la vida es altísimo. No se puede aplicar la comparación.

Anteriormente, usted había dicho que estaban dispuestos a revisar los salarios de lujo del sector público, ¿mantiene esa posición?
Sí la mantengo, lo que no respaldo es una ley de salario único, porque eso sería muy injusto.
Hay un proyecto para frenar los abusos en las remuneraciones que presentó el Frente Amplio, ¿por qué no aprueban esa iniciativa?, ¿será porque cubre solo a los altos jerarcas del Estado?

¿Cuál debería ser el tope salarial en el sector público?
Un sueldo de ¢6 millones o ¢7 millones es más que bueno. En lo personal, no entendemos cómo hay gente de los altos jerarcas del sector público, que hoy ganan ¢18 millones o ¢20 millones, como gerentes de banco o médicos, entre otros.

 


LARGA TRAYECTORIA


Desde 1991 Albino Vargas es secretario general de la ANEP. Hoy día es uno de los sindicalistas más reconocidos del país..

Nombre

Albino Vargas

Cargo

Secretario general

Organización

ANEP y Patria Justa

Experiencia

Dirigente sindical
(1991-Actualmente)

Fuente ANEP

 


Ver comentarios