Enviar
¿Sobrecargado de trabajo?
Las tareas excesivas no tienen que significar retos en el trabajo, todo lo contrario, pueden llegar a desgastar y acabar en graves errores
Algunas veces para demostrar eficiencia y no decir que no, se aceptan tareas que al final de cuentas resultan una gran sobrecarga de trabajo.
Una situación que lejos de asegurar su puesto, puede bajar su productividad debido al cansancio que genera.
Este exceso es una fuente de riesgo psicosocial y repercute en la salud de los trabajadores, según comentó Shirley Garita, directora de Atención Psicológica a Estudiantes de la Ulacit.
Entre las señales para darse cuenta que requiere bajar la carga está la apatía que se puede generar hacia el empleo, cansancio y la poca capacidad de control sobre este, entre otros.
“Si el trabajo se percibe solo como tareas monótonas, carentes de significado, es señal de alerta”, comentó la psicóloga.
Muchos ejecutivos están acostumbrados al llamado “multitasking”, según Daniela Solano, jefa de Mercadeo de Punto Rojo, algo que considera ha hecho a muchas personas exitosas; sin embargo, no significa que alguien sea eficiente.
Por ello los jefes juegan un papel fundamental en el tema, ya que no solo deben delegar sino brindar el espacio para expresar ideas, recrearse y buscar otras alternativas motivadoras.
“Si el volumen de trabajo implica más de lo mismo durante más horas, si se le toma en cuenta solo en asuntos urgentes y si se subestiman sus aportes a la mejora, sus fortalezas, sus libertades, es sobrecargo”, opinó Solano.
Para quienes experimentan esta situación se les recomienda capacitarse en el manejo eficaz del tiempo, desconectarse fuera del horario laboral, practicar técnicas de relajación, tomar pequeños descansos durante la jornada y marcarse objetivos reales y factibles de conseguir, comentó Mayela Rojas, subgerente de Grupo Mutual.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios