Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 16 Septiembre, 2015

Van a pesar los partidos con sus maquinarias electorales y los partidos evangélicos con sus púlpitos

Pizarrón

Sobre las elecciones municipales


A escala cantonal, desde las elecciones de alcalde de 2002, el número de partidos ha venido creciendo. Así por ejemplo, en la elección de 2002 participaron 19 partidos en los distintos cantones, en la elección de 2006 lo hicieron 25 partidos, en la de 2010 participaron 27 partidos y la lista de los partidos inscritos para la elección de 2016 es de 57.
El crecimiento del número de partidos puede verse en función de mayores niveles de participación ciudadana, de personas que se interesan por participar directamente del gobierno local en la posibilidad de solucionar sus problemas de comunidad de manera más efectiva, de la decepción que les causan los grandes partidos y los que tradicionalmente han participado en los gobiernos locales en la solución de estos problemas, en prácticas corruptas que se asocian a los partidos que han dominado los gobiernos municipales, o a percepción de la crisis política y económica nacional, asociada al concepto surgido del gobierno de José María Figueres, en 1994, de ingobernabilidad, que provoca que los grupos de ciudadanos traten de organizarse para resolver, de nueva forma y con otros partidos, los problemas que les ocupan y preocupan.
Del mismo modo, a nivel provincial, el número de partidos ha crecido. Así en 2002 fueron cuatro, en 2006 lo hicieron siete, en 2010 fueron cinco y para 2016 se han inscrito 12.
A nivel nacional tenemos la misma situación. En 2002 participaron diez partidos, en 2006 lo hicieron 13, en 2010 participaron nueve y para 2016 la lista aumenta a 17.
Las razones de estos movimientos pueden ser las mismas que para los niveles cantonales.
En las elecciones de 2006 los partidos nacionales se dividieron las alcaldías así: 1 Unión para el Cambio, 1 Movimiento Libertario, 2 Unión Nacional, 4 Acción Ciudadana, 11 Unidad Social Cristiana y 59 Liberación Nacional, y nivel cantonal eligieron la Organización Laborista de Aguirre, Curridabat Siglo XXI y Acción Cantonal Siquirres Independiente.
En las elecciones de 2010 aparte de los partidos nacionales que obtuvieron alcaldía, 1 Renovación Costarricense, 2 Accesibilidad sin Exclusión, 2 el Movimiento Libertario, 6 Acción Ciudadana, 9 la Unidad Social Cristiana, 59 Liberación Nacional, solo dos partidos cantonales pudieron elegir alcaldes, la Yunta Progresista Escazuceña y Curridabat Siglo XXI.
Las elecciones de alcaldes de 2002, 2006 y 2010 se hicieron en diciembre del año electoral nacional, con lo cual el efecto de las elecciones nacionales de febrero, a pocos meses de gobierno, aún se hacían sentir en el resultado municipal, y la fuerza de los resultados se arrastraba a diciembre.
Para las elecciones municipales y de alcaldes de 2016 han transcurrido dos años de la elección de febrero de 2014. La fuerza de los resultados de febrero de 2014 no es la misma para febrero de 2016. El desgaste del gobierno afectará al Partido Acción Ciudadana para lograr una mayoría significativa, como la tuvo la Unidad Social Cristiana en las elecciones de 2002.
Las elecciones anteriores de alcaldías solo elegían alcaldes. La próxima elige también todos los concejos municipales, con lo cual se mueven casi 16 mil ciudadanos, hombres y mujeres, interesados en salir electos. Aquí van a pesar los partidos con sus maquinarias electorales y los partidos evangélicos con sus púlpitos.

Vladimir de la Cruz