Logo La República

Viernes, 27 de mayo de 2022



NACIONALES


En el mundo, uno de cada 160 niños nace con esta condición según OMS

Síntomas del Trastorno del Espectro Autista podrían presentarse desde la primera infancia

Abordaje integral es indispensable para una vida exitosa e intervenciones médicas son oportunas a cualquier edad

Redacción La República redaccion@larepublica.net | Miércoles 27 abril, 2022

Max Terán
“La sociedad debe aprender a ver es estas personas desde la neurodiversidad y eso implica que hay que hacer muchos ajustes en el contexto, debemos crear más lugares de atención y esparcimiento, que les brinden la oportunidad de expresarse de acuerdo con sus posibilidades, incluirlos en la educación superior y crearles puestos de trabajo”, dijo Max Terán, musicoterapeuta clínico y neurodesarrollista infantil. Colaboración-elaboración/La República.


El Trastorno del Espectro Autista (TEA) está relacionado con cómo se desarrolla el cerebro y cómo la persona percibe el mundo y socializa con otras, y los síntomas pueden presentarse a partir de los dos años, de acuerdo con especialistas consultados por La Republica.

Lea más: Realidad Virtual sería aliada en el tratamiento del autismo

A través de manifestaciones como poco contacto visual, cuando los niños no responden, o cuando se llaman por su nombre y no hay respuesta, los padres pueden identificar señales de alerta; igualmente si hay diferencias de movimientos cuando una persona se les acerca.

“Esto no quiere decir que todos los niños van a empezar a presentar los síntomas desde temprana edad, porque hay muchos chicos que, en sus primeros años de vida, tienen un desarrollo motor, de lenguaje, contacto o vínculos de una manera adecuada, pero llega un momento en que, en la socialización, como en el kínder, se empiezan a manifestar esos cambios y se empieza a ver que hay una alteración”; dijo Max Terán, musicoterapeuta clínico y neurodesarrollista infantil.

Es en este sentido, toma relevancia la importancia de que los padres de familia den continuidad al tamizaje y control pediátrico, ya que, por medio de este, se puede monitorear cómo se desarrolla el lenguaje, alimentación, peso, talla, desarrollo motor y sensorial, y de ahí determinar la necesidad de que se remita el menor a un neuro desarrollista o psiquiatra infantil.

Esto hace que las principales problemáticas para poder definir o diagnosticar a una persona dentro del espectro del TEA, sea que hay conductas restrictivas y repetitivas, pero también que se presenten problemas de interacción social y de comunicación.

Lea más: Dar más oportunidades de empleo a personas con autismo promueve iniciativa de cooperativas

“El TEA es un trastorno multifactorial del desarrollo que persiste a lo largo de la vida, caracterizado por la presencia de alteraciones a nivel de la comunicación, la interacción social y la presencia de conductas restringidas, repetitivas y estereotipadas, las cuales puede limitar la capacidad cognitiva”; agregó el especialista.

Se habla de “espectro autista” porque las manifestaciones conductuales o cognitivas son heterogéneas, y hay una amplia variación en el tipo y gravedad de los síntomas que presentan estas personas, explicó Terán.

Por otro lado, para tratar este padecimiento hay muchas opciones como terapia de lenguaje, terapia emocional, musicoterapia, o toda la parte de intervención sensorial, por lo que es fundamental buscar grupos de padres, donde se obtenga la información adecuada y comprobada.

A medida que se emplean las terapias los síntomas pueden modificarse en cuanto a frecuencia, intensidad y evolución a través del tiempo.

“Aunque no existe un patrón único de conductas o rasgos que determinan que una persona lo presenta, es evidente que un diagnóstico temprano podría influir positivamente en su desarrollo”; señaló Terán.

En el mundo, uno de cada 160 niños nace con esta condición según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Además, las consultas han aumentado y es posible que sigan aumentando después de la pandemia, ya que muchos niños no pudieron desarrollar sus lazos sociales en sus primeros años de edad, de manera que es muy importante que haya mucha más información para hacer mejores diagnósticos, finalizó el neurodesarrollista.


Mitos y realidades sobre el Trastorno del Espectro Autista (TEA)


REALIDADES:

  • Las personas con TEA procesan la información de una forma diferente
  • Hay medicamentos que se emplean en psiquiatría infantil, como psicofármacos que pueden ayudar a regular a una persona a bajar los distintos estados de ansiedad
  • Con el autismo se puede estudiar, trabajar, formar una familia y vivir de manera independiente cuando el grado de afectación es leve

MITOS:

  • El TEA es una enfermedad
  • EL TEA es un espectro estático
  • Las personas con TEA no tienen sentimientos
  • Se genera a través de la vacunación
  • Las personas con TEA son súper inteligentes
  • Son personas que pasan gritando o haciendo movimientos como el aleteo o brincando



NOTAS RELACIONADAS







© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.