Federico Malavassi

Federico Malavassi

Enviar
Jueves 9 Julio, 2015

¡Claro que tienen derecho a juntarse! Pero sin mentiras…
 

Sin mentiras

A raíz de las controversias desatadas por el Pacto Fac (FA-PAC), surgió la crítica del expresidente Arias. Con el propósito de hacer frente a las críticas surgidas, el jefe de fracción del FA (Gerardo Vargas) se defendió diciendo que “cree que a Arias se le olvida que gracias a los comunistas criollos, hay garantías sociales, seguro social y Código de Trabajo”.
Tal defensa parte de una falsificación de la historia y, tan ambigua o confusa afirmación, debe ser desmentida. Es cierto que al tramitarse la modificación constitucional correspondiente para incorporar un nuevo capítulo en la Constitución de 1871, el de las Garantías Sociales, el entonces diputado comunista Manuel Mora dio su adhesión al tema. Pero el origen de tan importante reforma social está muy alejado del marxismo.
La paternidad de las Garantías Sociales la tiene el expresidente Calderón Guardia y si debe mencionarse influencia y empuje debe hablarse de la Doctrina Social de la Iglesia y del entonces arzobispo de San José, Monseñor Sanabria.
De igual modo, debe recordarse que la Reforma Social Cristiana de 1943 tiene una composición amplia a la que también hay que sumar la creación de la Caja Costarricense de Seguro Social (ahora reclamada por los comunistas criollos, ¡vaya tupé!), el Código de Trabajo y, estiman los más estudiosos, también debe mencionarse la (re)creación de la Universidad (dado que heredó mucho de la clausurada Universidad de Santo Tomás).
El respaldo documental, que demuestra la paternidad de la reforma, abunda. Para quien lo desee puede empezar con la lectura de las Encíclicas Rerum Novarum y Quadragesimo Anno, las Cartas Pastorales de Monseñor Thiel y de Monseñor Sanabria (El Justo Salario) y, asimismo, el Código Social de Malinas.
La adhesión reseñada no fue causa necesaria ni suficiente la gran transformación realizada por Calderón Guardia. Tal vez sí lo fue para la sobrevivencia del partido de Mora.
No se vale vestirse con prendas ajenas. Algunos lo han intentado, pero no se puede engañar a todo el mundo todo el tiempo.
Por otro lado, el contenido del criticado Pacto Fac es el tema básico de discusión. ¿Prebendas, monopolios, gollerías?
Igualmente, sin mentiras, es necesario saber quiénes son PAC. Algunas veces defendieron la tiranía cubana, otras los desmanes del chavismo, las posiciones de Podemos y hasta las políticas de Tsipras. También tuvieron amistad con la URSS y sus líderes históricos.
¿Será un oportunismo enmascarado? Han evidenciado algunas cuestiones graves, como un proyecto de ley de limitación de la libertad de expresión, la defensa del cuestionado proyecto de reglamento de fraccionamientos y urbanizaciones (amenaza del derecho de propiedad) y ahora se suman a un sector del PAC para defender pluses salariales y otras cuestiones que perjudican al pueblo costarricense.
¡Claro que tienen derecho a juntarse! Pero sin mentiras …

Federico Malavassi