Enviar
Sin lugar para los débiles
A tres días del cierre, muchas cosas pueden pasar en la temporada regular de la MLB

Aficionados a la pelota chica, prohibido levantarse y perderse lo que promete ser un trepidante fin de temporada regular de las grandes ligas, con el clásico de octubre a fin de mes como plato fuerte.
La fortuna de al menos siete equipos se definirá de hoy al miércoles, en una lucha de poder a poder, nadie quiere perderse la postemporada, la fiesta grande del béisbol, donde es borrón y cuenta nueva y todo puede suceder.
Mientras que a la Liga Nacional, tan solo le queda un boleto de cinco por repartir, con los Cardenales de San Luis y Los Dodgers de Los Angeles como únicos aspirantes por el segundo comodín, en la Americana la disputa está abierta de par en par en varios frentes.
Con los Bravos de Atlanta con un puesto asegurado por el comodín, falta por conocer quien será su rival el próximo jueves, en la última pugna para aspirar al playoff. Los actuales campeones tiene su futuro en sus manos si derrotan a los Rojos hoy y mañana, los esfuerzos de los Dodgers serían inútiles.
Tras el juego de estrellas, con el transcurrir de las semanas, los Yankees aparentaban tener asegurado su pase a la próxima ronda y nunca se tomó la potencial amenaza de los Orioles muy en serio, con el pasar de los juegos, hoy la novena de Joe Girardi está en un problema del cual pudiera salir sin vida.
Con registro de 92-67 sin juegos de diferencia entre sí, ambas escuadras pelean por clasificar como ganadores del Este, con la posibilidad de obtener el comodín para aquel que quede rezagado y con la consideración que en esta lucha los Atléticos de Oakland respiran en su cuello.
El número mágico es uno para este trío, sin embargo en el papel los “mulos” tendrían un rival más asequible, al recibir a los Medias Rojas en casa, que a pesar de ser el clásico rival, los de Boston han tenido una temporada para el olvido y su máximo triunfo sería dejar a la orilla al “Imperio del Mal” como apodaron a los neoyorquinos hace tiempo.
Orioles visitará el Tropicana Field, para enfrentarse a unos Rays que aún cobijan una leve esperanza por atrapar el comodín, barrer a los de Baltimore y un descalabro de los Yankees, podría depararles el milagro, pero esto luce poco probable, ante unos Orioles en gran forma.
“Los Orioles han logrado desafiar todas las expectativas que yo tenía de ellos y a todas las estadísticas y medidas sabermétricas sobre su rendimiento futuro. Ya me rendí en tratar de encontrarle algún sentido a ello. Baltimore es quien va a ganar la división. Y los Yankees serán quienes se queden con uno de los puestos de comodín”, opina Jon Shepard de ESPN.
Para Atléticos, su misión no es fácil, los números dictan que pueden ganar el oeste, están a un juego y medio de los Vigilantes y será justo contra el equipo encabezado por Josh Hamilton que definan su futuro si es que quieren avanzar y evadir esa final a un único juego que significa el comodín.
Por la división central, Medias Blancas es otra víctima más de un fatal setiembre con ocho de diez perdidos, ven casi con resignación cómo los Tigres de Detroit les rebasaron y se encuentran a un solo juego de asegurarse la división, un gane para el conjunto de Miguel Cabrea en Kansas, significa la tumba de los de Chicago.
Meritorio es destacar la actuación del venezolano, que tiene a su equipo prácticamente en la siguiente ronda y con la gloria personal de tener en el bolsillo la triple corona en bateo.
Hoy, es líder en promedio de bateo con .327 y en carreras impulsadas, con 136, por lo que se perfila para ser el primer jugador desde 1967 que lidera en todas las tres categorías, luego de empatar a Josh Hamilton en cuadrangulares, con el anotado el sábado ante los Mellizos de Minnesota.
Así de simple el trabajo de todo un año se definirá en tan solo tres días, quedan todos advertidos.

Sergio Alvarado
[email protected]

Ver comentarios