Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NACIONALES


Atrasos en permisos detienen a compañías mexicanas con intención de operar en el país

Sin trabas en Setena, se generarían 2 mil empleos

Nuevas inversiones rondan los ¢100 mil millones

Alexandra Cubero [email protected] | Martes 19 junio, 2018

Santiago Aguilar
Santiago Aguilar. Foto Gerson Vargas/La República


El atraso que genera la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (Setena), por trámites sin resolver, detiene a empresas de capital mexicano con intención de entrar al mercado costarricense y generar unos 2 mil empleos en dos años.

La problemática afecta a las compañías pues deben gestionar permisos ante el ente público para la construcción de sus plantas, indica la Cámara de Industria y Comercio Costa Rica México (Cicomex).

“Es un tema que nos preocupa ya que hay asociados a nuestra Cámara que tienen sus expedientes haciendo fila desde hace ya varios meses sin que se les dé trámite, mientras que la ley establece un plazo de 30 días para obtener las aprobaciones correspondientes”, dijo Santiago Aguilar, director ejecutivo de Cicomex.

Se trata de inversiones cercanas a los ¢100 mil millones.

Si bien el discurso del gobierno se enfoca en reducir el desempleo, desde Cicomex ven las barreras burocráticas como una contradicción y una limitante para un socio comercial importante para Costa Rica.

Los negocios aztecas le han dejado al país unos $1.600 millones desde 2000, lo cual significa una inversión anual promedio de $100 millones, de acuerdo con el Banco Central.

Este es el segundo monto más alto que destina un país americano en Costa Rica: solo superado por Estados Unidos, con $948 millones cada 12 meses.

Hasta el momento existen 37 compañías mexicanas operando en el país: 11 pertenecen al sector servicios, hay otras ocho agrupadas en el comercio, cuatro más en parques industriales, mientras que salud y turismo tienen dos cada una. El resto se dedica a manufactura, mercado de seguros, agroindustria y tecnologías de la información.

Del grupo, el 70% de estas compañías tiene ventas que superan $1 millón por año, lo que también significa una cantidad considerable por el impuesto sobre la renta que deben cancelar.

Las últimas en sumarse al mercado costarricense son Grupo Lala, especializada en lácteos; Elementia, a través de su marca Cementos Fortaleza, y Volaris, la aerolínea de bajo costo que aterrizó el año pasado.

La seguridad jurídica, financiera y mano de obra capacitada, son aspectos que pesan en la selección de Costa Rica como destino para las compañías mexicanas. 


NOTAS RELACIONADAS