Simplificación histórica de trámites beneficiará a empresarios
Enviar

La administración Solís Rivera cerrará con una simplificación histórica de trámites necesarios para abrir negocios, lo que beneficiará a empresarios y emprendedores, además de aumentar la competitividad con miras al mercado internacional.



Este gobierno abrevió 209 diligencias requeridas para establecer una empresa, cifra que supera la meta de 146 que esta administración se trazó en el marco de su Plan de Nacional de Desarrollo.

Las regiones del Pacífico Central y la Chorotega son las más beneficiadas: alrededor de 15 cantones en esos puntos redujeron tanto el tiempo como la cantidad de permisos requeridos para comenzar el negocio.


Las municipalidades de Puntarenas, Orotina, San Mateo, Esparza, Parrita, Quepos, Montes de Oro, Monteverde y Paquera, bajaron los tiempos en un 77% y en un 43% los requisitos; esto quiere decir que en esos cantones ahora son necesarios solo diez días para abrir una empresa, cuando antes eran 33.

Estas acciones también se replicaron en la Región Chorotega en los cantones de Abangares, Cañas, Tilarán, Bagaces, Liberia y La Cruz, donde el tiempo para formalizar una empresa se redujo en un 83%, pasando de 40 a siete días, con el nuevo Trámite Interinstitucional de Licencia Comercial.

“El sector privado considera que el MEIC, debe continuar revisando si efectivamente los trámites que las instituciones establecen como prioritarios, para su simplificación, representan una solución para los interesados y se traduce en un servicio público eficiente. Es importante entrar a solventar en el ámbito municipal el atraso en materia de mejora regulatoria, pues ese paso es esencial en el establecimiento de empresas en el país y también en el desarrollo de obras”, dijo Franco Pacheco, presidente de la Unión de Cámaras del sector privado.

El objetivo es que la próxima administración continúe con este proceso y lo lleve a otras zonas del país que han presentado rezago en su ambiente de negocios.

“Rechazamos que el país tenga un estancamiento burocrático y al día de hoy, hemos logrado la mayor reducción de la historia, al tiempo que implementamos más controles para garantizar la calidad regulatoria”, comentó Geannina Dinarte, ministra de Economía, Industria y Comercio.

Toda esta labor llevó a que la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) aprobara la gestión del país en materia de política regulatoria, todo como parte del proceso de adhesión.

No obstante, Costa Rica no ha podido mejorar su posición aún en el indicador de apertura de negocios que mide el Doing Business: se encuentra en el puesto 127 entre 190 naciones evaluadas.

A nivel general, estamos en el puesto 61, de acuerdo con datos del Banco Mundial.

El sector industrial es uno de los más críticos con la gestión del Gobierno, pues considera que no se ve un avance real.

“Las instituciones continúan exigiendo información, documentación adicional de soporte o bien trámites adicionales excesivos; hay un desestímulo para nuevos negocios, porque no se trata solamente de formalizar la empresa, sino de ponerla a caminar, lo cual implica grandes dificultades que no han logrado ser atendidas y resueltas”, comentó Francisco Gamboa, director ejecutivo de la Cámara de Industrias.

Además, este grupo señala que no existe una coordinación institucional para lograr los avances que el país requiere.

Falta camino

Si bien el país ha avanzado en simplificación de trámites, aún tiene camino que recorrer. Estos son los indicadores principales de Costa Rica, según el Doing Business 2018 (ranking evalúa a 190 naciones).

  • Apertura de un negocio 127
  • Permisos de construcción 70
  • Pago de impuestos 60
  • Obtención de electricidad 21
  • Acceso a crédito 12

Ver comentarios