Enviar
Fusiones y adquisiciones
Jorge Volio
[email protected]
Presidente Volio Capital


Siguiendo con los turnarounds…

En mi columna anterior explicaba este tipo de adquisiciones y sus motivaciones principales. Quisiera tratar ahora qué pasa después de una adquisición de una compañía para turnaround; ¿qué hacemos para darle vuelta a una empresa en dificultades?
Las estrategias normalmente caen en una de las siguientes seis categorías:
Reducción de gastos: La medida más común es el recorte de planillas, o sea quitar gente; no obstante, esta medida tiene consecuencias secundarias que hay que evaluar (baja en la moral y productividad). Personalmente, me inclino más por aumentar eficiencia, a través de programas que incrementen los ingresos haciendo un mejor uso de los recursos actuales.

Incrementar ingresos: Se pueden incrementar aumentando las ventas, los precios o la cantidad de productos disponibles. El aumento de precio es una decisión muy asociada a la regla del 80-20: el 20% de los clientes genera el 80% del volumen; no hay que descuidar esta realidad. Esta estrategia es un poco más difícil, pero crea un ambiente más positivo en la compañía.

Alterar la mezcla de productos: Es normal encontrar que la mayoría de las utilidades proviene de una parte pequeña de los productos. Hay que incentivar los productos que mayor contribución tienen para la empresa, eliminando aquellos que poco aportan a las utilidades.

Mejorar la utilización de los activos: Vender activos es una fuente de ingresos inmediata, aunque no-recurrente. El uso de esquemas de venta con arrendamiento posterior, o de leasing de activos —bastante empleado en nuestro mercado—, puede ser una solución muy atractiva. La reducción de capital de trabajo (inventario, cuentas por cobrar) es también una fuente de recursos, pero en este caso recurrente.

Reducción de deuda: Los acreedores bancarios son participantes clave en un proceso de turnaround, ya que tienen sus préstamos en riesgo. Una alternativa es cambiar las condiciones de esos pasivos: aumentar el plazo, reducir la tasa, modificar los términos de amortización; también se pueden considerar los swaps de deuda por acciones, con lo cual los acreedores pasan a accionistas y se alinean aún más los papeles.

Levantamiento de capital: Esta es la forma más efectiva de implementar la conversión sana de una empresa, sin embargo es la más costosa, sobre todo en compañía en situación crítica. El capital fresco es una solución que tiene que traer un plan de negocios concreto, claro, con buenas bases, realista, y con buena proyección a futuro.
Ver comentarios