Show en los cielos
En la playa abarrotada, miles de personas observaron atentas cómo los aviones hicieron su estela por el cielo para el agasajo de todos.Cortesía Fabio Chavarría, RPM TV
Enviar

Show en los cielos

Atención nacional se concentró en Puntarenas por el X-Air Challenge

La playa se llenó, Puntarenas se inundó, en la calle no cabían una persona o auto más, el mar de gente que se dirigió al Pacífico para presenciar un espectáculo sin precedentes en el país era elocuente, estaba por suceder algo muy especial y la gente lo sabía, podía sentirlo.
Aunque el show arrancó a las 11 de la mañana, desde tempranas horas en todo el Puerto solo se podía pensar en aviones y la manera como harían gozar a más de 200 mil personas que agruparon a la cita, según cifras de la organización. La zona no tuvo mente para otra cosa, el X-Air Challenge estaba por iniciar.


Si en el público reinaba la emoción, esta se desbordó al máximo cuando mientras se entonaban las notas del himno nacional, una bandera gigante voló sobre los asistentes, lo que hizo que la canción patria se cantara a todo pulmón. Costa Rica se había adueñado del firmamento.
Todo tipo de giros, piruetas, suertes y acrobacias eran las delicias de todos, ver las nueve naves que se presentaron en los cielos porteños no podía causar otra cosa que diversas reacciones y gestos. Aplausos, manos en la cara, boca o inclusive ojos, y gritos de emoción, era la tónica entre los presentes.
No importó si se trataba de los dos F1 Rocket, el Fouga Magister, o el Extra 300, lo novedoso del show daba para disfrutar y no comparar, eso quedaba únicamente para los jueces de la competencia, que dieron como ganador a Skip Stewart, piloto de un Pitts Prometheus en estilo libre.
Una serie de giros por los aires formando una espiral, que dejó a muchos sin aliento, fue la pirueta que le valió el reconocimiento para salir victorioso, mientras que en la categoría de Velocidad, Dave Mathieson se llevó los aplausos de todos por su destreza a bordo de un MX2. “Super Dave” fue de los más queridos.
Dentro de todo el suculento menú, se observaron además demostraciones de paracaidismo y de rescate de personas en situaciones de riesgo por helicópteros.
Dado el gran éxito de la actividad, para la organización es prácticamente un hecho que habrá una segunda edición el próximo año. “Queremos que sea igual que los X-Knights, y se convierta en toda una tradición, producida en nuestro país”, indicó Jennifer Hidalgo, vocera de RPM TV.
Con el precedente de este año y el gusto que generó en el público, la tarea pendiente para la siguiente edición es colaborar con los entes correspondientes para ayudar a paliar el caos vial que paralizó a una provincia y mejorar un poco su logística, por lo demás no cabe duda será uno de los eventos consentidos de los ticos.
Fue todo un día para no olvidar y dejarlo por siempre en la retina.

Sergio Alvarado
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios