Enviar
Serena a la final

La victoria de la estadounidense Serena Williams en una “Catedral” abarrotada marcó ayer la décima jornada en Wimbledon sin grandes sobresaltos y garantizó, como era previsible, el pasaporte de la defensora del título hacia otra final.
Para Serena será la sexta incursión en la Central para disputarse el trofeo de este club, después de venciera a la checa Petra Kvitova por 6-7 (5) y 6-2.
Después de su triunfo, la estadounidense afrontará mañana el último obstáculo en Wimbledon sin haber perdido un solo set en toda la competición, un privilegio que podría afectar a su próxima rival, la rusa Vera Zvonareva, a la que no menosprecia en absoluto.
Williams se mostró precavida y dijo que no había podido encontrar “ninguna debilidad” en el juego de la rusa.
“No hace nada de forma terrible. Y creo que ésa es la mejor forma de describir su juego. Todo lo hace bien y es duro enfrentarte a una rival que realmente no tiene ningún punto débil”, añadió.
Por su parte, la otra finalista, la rusa Vera Zvonareva tuvo que luchar más tiempo y hasta el tercer parcial para liquidar a la búlgara Tsvetana Pironkova, que llegó a las semifinales tras ganar a la segunda favorita: Venus Williams. La victoria de Vera fue por 3-6, 6-3 y 6-2.
Con vistas ya en la final, Zvonareva anticipó su duelo ante la menor de las Williams como un “reto duro”. “Serena es una gran jugadora, la defensora del título, y es muy duro jugar contra ella. Pero siempre creo que mí misma”, expresó.
Hoy se realizarán la semifinales masculinas con los juegos Rafael Nadal-Andy Murray y Novak Djokovic-Tomas Berdych.

Londres/EFE
Ver comentarios